Para Moore de la Serna, el ente está "muy bien"

02deJuniode2000a las08:15

Si bien dentro del organismo aseguran que hay una desfinanciación, supresidente, Guillermo Moore de la Serna, ve con optimismo su futuro. En diálogocon Ambito Financiero, el titular del INTA dijo que «debería reestablecer suautonomía financiera para poder recuperar un beneficio económico por latecnología transferida al sector agropecuario».

Periodista: Se dice que el Instituto Nacional de TecnologíaAgropecuaria (INTA) está desfinanciado y que desaparecería, ¿Cuántoperdería el sector agropecuario en ese caso?

Guillermo Moore de la Serna: El INTA no va a dejar de existir.Todavía está en pie, a pesar de algunas dificultades... Hay una votación detodo el sector que conoce muy bien lo que aporta el organismo. No hay queolvidar que dentro de nuestro Consejo Directivo están las cuatro entidades delcampo -Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Sociedad Rural (SRA),Federación Agraria (FAA) y Coninagro- y que representan la opinión de todo elsector.

P.: ¿Alcanza el presupuesto asignado para este año?

G.M.S.: Se puede trabajar, aunque con dificultades. Por gestión delsecretario de Agricultura, Antonio Berhongaray, a los programas de intervencióndel INTA -Cambio Rural, Minifundio, Prohuerta y Social Agropecuario- se lesreasignó una partida extrapresupuestaria y siguen en pie...

P.: ¿Cuál tendría que ser el presupuesto ideal?

G.M.S.: Con 130 millones de pesos, que fue lo que se propuso el añopasado, podría funcionar con bastante tranquilidad.

P.: ¿Afectó al INTA el ajuste que anunció el Gobierno?

G.M.S.: No en su funcionamiento, pero sí en los salarios.

P.: Hace algunas semanas usted mencionó un proyecto para laautarquía del ente, ¿de qué se trata?

G.M.S.: En sus comienzos, el INTA era un ente autárquico, financiadopor aportes del sector agropecuario, a partir de una contribución de 1,5% queprovenía de las exportaciones. Actualmente depende de un presupuesto que sevota todos los años. Debería contar con un presupuesto plurianual, que permitatener un horizonte previsible en los programas de investigación y tecnología.No puede depender de los recortes que se produzcan a lo largo del año.

P.: ¿Cuál sería la fuente de ese aporte?

G.M.S.: La financiación del INTA, a través de aportes provenientesde un impuesto a la exportación, fue restituido por Alfonsín, pero Cavallo lovolvió a sacar y hoy depende de una votación anual...

P.: ¿Cómo cree que tomaría el sector la idea de tener que financiaral organismo?

G.M.S.: Es discutido. Hay muchos que lo apoyan y otros que seresisten... En su momento se pensó que iba a tener una incidencia negativasobre el costo argentino, pero creo que no es así por el aporte que significa.Igualmente, este es tema de discusión de las entidades.

P.: Usted habló de un recupero económico en la transferencia detecnología, ¿qué significa?

G.M.S.: Es lo que el INTA aporta al sector agropecuario. Los logrosque obtuvo el campo a través de los avances tecnológicos que se lograron.Entre ellos está la creación de la vacuna contra la fiebre aftosa, que hoypermite a la Argentina acceder a nuevos mercados y aumentar las exportaciones;el aumento en la cosecha de algodón en la región del Chaco y el ingreso denuestros limones al mercado estadounidense, dado que se cumplió con estrictosmandatos fitosanitarios.

P.: ¿Ese aporte se puede medir en números?

G.M.S.: No sé cuál podría ser el cálculo. Pero si en algunosrubros no hubiese existido el aporte del INTA como en el caso del limón o de laaftosa, hoy no se podría exportar.

P.: ¿Cómo ve el futuro del organismo?

G.M.S.: Muy bien. Con algunos problemas, porque el país los tiene,pero con un capital humano muy importante y con una ocupaci

Temas en esta nota

    Cargando...