Wall Street aún mira con cautela el país

06deJuniode2000a las08:43

Aunque dio un buen recibimiento a Machinea y elogió la reducción en elgasto, persisten las dudas sobre el futuro de la economía y el cumplimiento conel FMI.

NUEVA YORK.- El ministro de Economía, José Luis Machinea, midió latemperatura en Wall Street y llegó a la conclusión de que los peores temoresque existían aquí respecto de la Argentina se habían evaporado tras elanuncio del ajuste del gasto público. "Hace quince días había muchapreocupación", admitió Machinea, que vino a presentar los recortes y apromocionar la emisión de un bono global a 15 años que saldrá mañana a laventa. Pero "la Argentina tomó las medidas que eran necesarias y esollevó tranquilidad a los inversores", dijo.

Varios analistas de Wall Street que escucharon ayer al ministro de Economíadijeron a La Nación que es cierto que el recorte en el gasto de más de 900millones de dólares anuales fue una señal que impactó de manera positiva enlos mercados. Pero, al mismo tiempo, muchos estiman improbable que la Argentinapueda cumplir en el 2000 con las metas fiscales acordadas con el Fondo MonetarioInternacional (FMI).

"Las medidas marcan una dirección muy positiva. Persiste, sin embargo,la duda de si serán suficientes. Si la economía no se recupera en lospróximos meses, nos preocupa la posibilidad de que tengan que renegociar lasmetas", dijo Eva Sánchez, analista del Chase Manhattan, que integró ungrupo de unos 20 analistas de mercado convocados a un desayuno con Machinea.

Allí, uno de los invitados preguntó al ministro de Economía qué hará siel ajuste no resulta suficiente para contener el déficit fiscal, es decir,cuál es el "Plan B", en la jerga financiera. Pero Machinea descartóla posibilidad de un nuevo aumento de impuestos de manera tajante, dijo que nohabrá nuevos ajustes que compromentan cientos de millones de dólares de gastopúblico y dejó abierta la posibilidad de renegociar a mediados de año lasmetas con el FMI.

"Llegado el caso, conversaremos con el Fondo", afirmó ante unapregunta similar durante una rueda de prensa, pero resaltó que por ahora no haymotivos para pensar en cambios, porque confía en alcanzar los objetivos delsegundo trimestre. Machinea habló anteayer por teléfono con el número dos delFMI, Stanley Fischer, y fijaron una cita para la semana próxima, cuando elministro llegue a Washington como parte de la comitiva del presidente Fernandode la Rúa.

"El ajuste es muy bueno, pero nosotros estimamos que no se podrácumplir con las metas económicas del 2000, porque el crecimiento será másbajo de lo esperado y con deflación le resultará extremadamente difícilaumentar la recaudación", dijo a La Nación Lisey Gallager, analista delCredit Suisse First Boston. El Gobierno -aclaró Machinea en la rueda conperiodistas- mantiene "por ahora" la proyección de que la economíaargentina crecerá un 4%, aunque la mayoría de las calificadoras de riesgoestima que esa cifra será de entre 2,7 y 3,5 por ciento como máximo.

Acompañado por el secretario y subsecretario de Financiación, Daniel Marx yJulio Dreizzen, el ministro recibió también a representantes de los grandesfondos de inversión (JP Morgan, Fidelity, Morgan Stanley, entre otros), tuvootro encuentro con inversores y terminó el día con Paul Volker, ex titular dela Reserva Federal de los Estados Unidos.

Machinea se entusiasmó con los primeros indicadores de que la economíanorteamericana se estaría frenando, porque supone que impedirán una nueva subade la tasa de interés. "A partir de las buenas noticias, tanto internascomo del contexto internacional, le estamos recomendando a los inversores queaumenten su exposición a la Argentina", dijo Arturo Porzecanski, de INGBaring, que calificó al encuentro con Machinea como "muy positivo".Michael Gavin, de SBC Warburg, sostuvo que el ministro está cada vez másdesenvuelto ante los inversores.

Machinea siente que llega hoy

Temas en esta nota

    Cargando...