China y su potencial estratégico para el sector agroalimentario del Mercosur

09deJuniode2000a las08:32

Por Jorge Castro

La Argentina tiene por delante una extraordinaria oportunidad para fortalecersu competitividad internacional y su inserción en la economía mundial através de una profundización de su especialización productiva en la cadenaagroalimentaria, que la ubica ya en la primera línea entre los grandes paísesexportadores de alimentos, un rubro estratégico de creciente demanda mundial.

Las limitaciones estructurales del Asia del Pacífico, y en especial deChina, para satisfacer la demanda de alimentos, junto con su dinámico ritmo dedesarrollo, hacen de Asia el mercado de mayor potencial para la producciónagropecuaria y alimentaria de la Argentina y el Mercosur.

Este análisis se sustenta en dos datos significativos. El primero hacealusión al hecho de que China, con el 7% de la superficie agrícola delplaneta, tiene que alimentar al 22% de la población mundial, y además, sigueperdiendo tierras por su creciente e imparable urbanización eindustrialización. Todos los años el avance de la urbanización determina lapérdida de cerca de un millón de hectáreas, incluidas las que se destinan anuevas carreteras y otras obras de infraestructura. Todo ello hace suponer queeste país necesitará importar grandes volúmenes de granos para alimentar a supoblación.

Además, debido a las limitaciones en disponibilidad de tierras cultivables,se prevé que China destine más granos para alimento del stock ganadero.Asimismo, como sucedió con Japón y otros países asiáticos, tampoco podráelevar los rendimientos, los que se encuentran cercanos a su punto máximo.

Pero, junto a ello, China ha crecido en las dos últimas décadas a una tasasuperior al 10% anual. Su producto bruto se cuadruplicó en veinte años y suingreso real per cápita se duplicó en diez años. Hizo lo que Gran Bretañadurante la Revolución Industrial, sólo que en el Reino Unido se tardó sesentaaños y China lo hizo en diez.

En el 2030 la población de China alcanzaría los 1.600 millones dehabitantes, es decir, que habría 400 millones de personas más para alimentar.Pero se calcula que la producción doméstica de alimentos caerá desde el 98,5%de la demanda actual al 95% en el 2010, para situarse en el 90% alrededor del2030. Esto significará un aumento en la importación de granos del orden de 33millones de toneladas en el 2010 y de 63 millones en el 2030.

El segundo dato relevante se refiere a que China está pasando por una"transición dietética", reemplazando una dieta alta en féculas(arroz, trigo y porotos de consumo directo) por una alta en proteínas de origenanimal; esto permite suponer un importante aumento en la demanda de carnevacuna.

El ingreso a la OMC

Estos elementos hacen de China un mercado de gran potencial y de sumaimportancia para el desarrollo de la industria agroalimentaria de la Argentina ydel Mercosur. Un factor que favorece aún más esta realidad es la apertura dela economía china a partir de su inminente ingreso a la Organización Mundialdel Comercio (OMC).

La Unión Europea firmó el 19 de mayo de este año un acuerdo deliberalización del comercio y servicios con China. Asimismo, el 24 de mayo, elCongreso de los Estados Unidos aprobó la normalización de la relación delcomercio bilateral con ese país. Estos acontecimientos marcan un punto deinflexión en la economía mundial.

Esta apertura constituye la más radical reforma económica desde que DengXiaoping lanzó su política de vuelco al capitalismo en 1978. El ingreso deChina a la OMC allana el camino para que todos los países puedan introducir susservicios y mercancías no sólo al mayor mercado del mundo, sino también al demayor y más rápido crecimiento económico.

Según el gobierno de Hong Kong, con la entrada de China a la OMC, este paísduplicará el volumen del comercio exterior en cuatro años, pasando de 380.000millones de d

Temas en esta nota

    Cargando...