Europa también subió las tasas

Por
09deJuniode2000a las08:49

Francfort - El Banco Central Europeo (BCE) se decidió y elevó ayer medio puntola tasa de interés en la eurozona. Cuando la mayoría apostaba a una suba de uncuarto de punto, el BCE imitó a la Reserva Federal y aplicó un fuerte ajusteante los riesgos inflacionarios que enfrenta Europa por el encarecimiento delpetróleo y la debilidad del euro. De esta manera, el «refi», su principaltasa de interés, subió de 3,75% a 4,25% anual.

La suba de tasas es la quinta desde noviembre de 1999 y marca la intenciónde recuperar el valor del euro frente al dólar. En la última semana, la monedaeuropea subió casi 9%, pero desde su creación en enero de 1999 está casi 20%abajo.

En conferencia de prensa luego de la reunión que cada dos semanas realiza elConsejo de Gobierno del banco, el titular del BCE, Wim Duisenberg, no descartóque la inflación vuelva a superar 2% en el corto plazo, y explicó que «si noexistiera esa posibilidad, no se habría tomado esta dura medida».

«En los últimos meses, continuaron aumentando los riesgos para laestabilidad de los precios a mediano plazo», apuntó Duisenberg, que precisóque las previsiones actuales sobre la inflación en torno a 2% para el 2000 y el2001 «son señales claras de advertencia».

El banquero holandés dejó claro que la decisión de aumentar las tasas setomó por consenso tras una «útil y prolongada discusión» en el Consejo.

Descartó que el aumento de la tasa esté vinculado con el valor externo deleuro y afirmó que «el BCE no tiene objetivos de tasas de cambio», aunquesubrayó que la moneda única tiene aún potencial de revalorización y que suprecio hasta ahora no reflejó los fundamentos de la economía en la eurozona.

El presidente del BCE también dijo que las restricciones deberán calmar losmercados al quitar expectativas acerca de las tasas por algún tiempo.«Aclarará el horizonte para los mercados por algún tiempo, no sé porcuánto, puede que se trate de un horizonte móvil», dijo Duisenberg.

Pese a que se esforzó en desvincular este incremento de los realizados porla Reserva Federal de Estados Unidos en los últimos meses, no hay dudas de queel BCE no quiere que el euro se separe demasiado del dólar.

Según el banquero no fue culpa de las tasas, la baja del euro. «fue lavolatilidad de los mercados la que dictó las fuertes oscilaciones de lasdivisas de los últimos doce meses», dijo.

Duisenberg también se hizo eco de la preocupación que existe en la entidadpor el crecimiento de la masa monetaria durante abril último (6,5%), que estuvopor encima del valor de referencia de 4,5% recomendado por el BCE. Atribuyóeste desequilibrio «a las generosas condiciones de liquidez en la zona euro»,que se complementa con la rápida expansión de los créditos en el sectorprivado, superior a 11% en abril.

Temas en esta nota

    Cargando...