El problema del maíz con Brasil

13deJuniode2000a las15:54

Rechazarían lo que contenga GMO

Desde la semana pasada nuestro mercado de Maíz se encuentra sacudido por lasorpresiva intervención judicial instando a los funcionarios portuarios aintensificar los controles sobre la condición de los granos que Brasil estáimportando de los países que tienen autorizada la producción de transgénicos.

Simultáneamente los activistas de Greenpeace comenzaron a ejercer presiónpara que se rechacen las mercaderías que resulten "contaminadas" conGMO.

Hasta ahora los episodios involucraron a cuatro embarques sospechados decontener transgénicos destinados a Puertos del Sur, de los que se tomaronmuestras para analizar, deteniendo las descargas. Finalmente no se habríanprodujeron los análisis porque los navíos fueron desviados a otros destinossin esperar los resultados ante los elevadísimos costos de estadía y enfrentaruna eventual multa de R$1.000.000 (u$s 550.000) para los que ingresen productostransgénicos

Los ecologistas lograron generar el debate

La posición de los anti-GMO se vio consolidada la semana pasada comodijimos, cuando una corte federal en el Estado de Santa Catarina declaró quelos granos producidos en países que cultivan GMO, deben traer unacertificación de autoridades reconocidas que diga "libre detransgénicos", o en su defecto ser sometidos a análisis previos a ladescarga.

Greenpeace ha conseguido involucrar a un fiscal público para que presione alMinisterio de Agricultura para que tome esa resolución y al parecer el Min.Pratini de Moraes estaría dispuesto a hacerlo antes de fin de mes.

Lo cierto es que han logrado generar un clima de incertidumbre en elcomercio maicero de difícil pronóstico, poniendo en el centro de la escena elrequisito de una certificación de casi imposible cumplimiento.

La proporción de Maíz GMO en Argentina es mínima

A diferencia con los EEUU donde los cultivos realizados con semillastransgénicas cubrió un 33 % de la superficie en 1999, en la Argentina apenasrepresentan unas 200.000 Has., algo así como el 5,5 % del total sembrado en elaño, según datos de la Comisión de Asesoramiento de BiotecnologíaAgropecuaria, por lo que resulta irrelevante frente a una producción de 3,6mill/Has.

Recordemos que en nuestro país los eventos autorizados para comercializarson el LL, T.25 (resistencia al Liberty) y el "Bt" ( 176 y Mon 810)que la Unión Europea viene aceptando normalmente. El año pasado se habíasolicitado la inscripción de los RR que no fueron autorizados a salir almercado. EEUU por su parte, cultiva variedades aprobadas y no aprobadas por laU.E.

Nadie está preparado para un requisito de este nivel

Argentina, a esta altura del año comercial, no se encuentra preparado paracertificar maíces segregados de los GMO. En el supuesto que lo pudierarealizar, las dificultades operativas de una voluminosa cosecha en donde losespacios para almacenamiento son insuficientes, la mezcla resulta inevitable,salvo que se incurran en altos costos que un producto de bajo precio como elMaíz no puede soportar. También se sabe que Brasil tampoco está preparado conuna infraestructura como para realizar análisis con la rapidez que el negociogranario exige.

Brasil enfrenta un año de desabastecimiento

Las dificultades en su zafra maicera de invierno y el creciente consumo,(superaría los 35 mill/tt) hacen presumir que deberán importar este año entre2,5/3,0 mill/tt. Los importadores que ya habían comprometido en Argentinacompras por 850.000 tt. también se ven sorprendidos por la situación y si lamisma llegara al extremo que se exigiera la certificación de no-GMO, van atener un serio problema...

Por el momento se aprecia que los exportadores argentinos "handesensillado hasta que aclare", incluso hay temor de anulación denegocios, pero por el momento todas son especulaci

Temas en esta nota

    Cargando...