Machinea rechaza la suba de los aportes patronales

Por
21deJuniode2000a las08:19

El Gobierno rechazó la posibilidad de subir los aportes patronales a lasempresas privatizadas, como proponen varios legisladores de la Alianza y algunosgrupos empresariales. Lo dijeron ayer el ministro de Economía, José LuisMachinea, y la secretaria de Industria, Débora Giorgi.

"No me parece una solución razonable, en este momento, porque siaumentamos los aportes patronales, automáticamente se incrementarán lastarifas que abonan los usuarios", dijo el titular del Palacio de Hacienda,al ingresar a la Casa Rosada.

Machinea recordó que los contratos firmados durante la administración deCarlos Menem con los concesionarios de las empresas privatizadas de serviciospúblicos, habilitan a las firmas a subir las tarifas en caso de un incrementoen los impuestos que deben afrontar.

Desde Industria, Débora Giorgi, también se sumó a la negativa oficialrespecto de la idea de subir con los aportes a las privatizadas. "No seestá analizando esa posibilidad", dijo la funcionaria, quien ademásaclaró que "según tengo entendido, las empresas habrían trasladado todaesa rebaja de aportes a las tarifas".

La reducción en los aportes patronales comenzó a aplicarse en 1994 paraalgunas áreas de la industria, en forma escalonada de acuerdo con la ubicaciónregional de la empresa. Pero en 1995, por cuestiones fiscales, el ex ministroDomingo Cavallo decidió suspender esa rebaja que, seis meses después, sevolvió a instrumentar, extendiéndola a otros sectores.

La propuesta de subir los aportes patronales a las empresas privatizadassurgió de la Unión Industrial Argentina, y luego la iniciativa fue sumandoseguidores. Así ocurrió en el seno del Grupo Productivo —que reúne tambiéna la construcción y el campo— y a los legisladores disidentes de la Alianza.De hecho, el fin de semana pasado algunos industriales debatieron esaalternativa con miembros de la Iglesia y de los gremios en el encuentro querealizó la Pastoral Social en Mar del Plata.

Para la UIA, lo que se recaude con el cobro de los aportes deberíaconstituir un fondo de crisis que permita pagar seguros de desempleo a los jefesde familia sin trabajo. Según el cálculo de la central fabril, esos fondossumarían unos 1.000 millones de dólares al año. Es superior al monto que elGobierno ahorraría con la reducción que aplicó en los salarios de losempleados públicos.

Los diputados oficialistas "rebeldes" presentaron un proyecto deley en el mismo sentido, como alternativa al rechazo que votó el PJ enSenadores sobre los decretos que ordenan el recorte en sueldos de los estatales.Estos legisladores votarán a favor de la reducción en los gastos del Estado,como el resto de la bancada oficialista. Sin embargo, como contracara impulsanun proyecto alternativo, que consiste en subir los aportes patronales parafinanciar la anulación de la poda en los salarios. La propuesta de losoficialistas disidentes (que encabezan los diputados Elisa Carrió, EnriqueMartínez, Alicia Castro y Alfredo Bravo) podría ganarse el respaldo deljusticialismo, que se encuentra en minoría en la Cámara de Diputados.

Temas en esta nota

    Cargando...