El Alto Valle se encamina a la reconversión frutícola

23deJuniode2000a las08:02

Escribe Eduardo Estéfano

El Alto Valle de Río Negro comenzó un fuerte proceso de reconversiónfrutícola para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. El 70 por cientode las 28.000 hectáreas destinadas a manzanas son de la variedad Red Delicius,pero, debido a varios motivos, sus frutos típicamente colorados ya no son tanbuscados.

"Después de la crisis brasileña se nos cayó ese mercado, el principaldel segundo semestre de cada año. Además, el interés por la Red Deliciusestá decayendo en el hemisferio Norte a raíz de una enfermedad que sufre laplanta y los cambios generados en la demanda", señaló Oscar Martín,presidente de la Cooperativa Frutícola de Neuquén.

Martín explicó que es precisamente el hemisferio Norte el principal mercadopara las frutas rionegrinas: «Por número de población, por poder adquisitivoy porque nosotros cubrimos la demanda en contraestación", apuntó.

Los principales competidores de la Argentina en el mundo, Australia ySudáfrica, están experimentando con nuevas variedades de manzanas másajustadas al gusto de los consumidores, con lo cual la producción local quedórelegada en esa carrera. Por eso se hace imprescindible una política dereconversión.

"El efecto invernadero –dice Martín– ha provocado un aumento de lastemperaturas en la región y hace madurar más rápidamente los frutos. Estoproduce la pérdida de su color característico, lo que limita la aceptaciónpara consumo fresco. Por eso hoy más del 50 por ciento de la cosecha se destinaa la industrialización, con el consiguiente deterioro de los precios». Estasituación, sumada a los efectos provocados por la carpocapsa, una plaga quehace estragos, generó un deterioro importante en la producción de manzanas enlos últimos años.

En cambio, la situación de la pera es muy diferente. No sólo no sufre porel efecto invernadero, debido a que tiene una maduración más temprana que lamanzana, sino que fue creciendo en variedades y área plantadas. La Williams esla preferida por los productores. Hoy se cultivan en el Alto Valle unas 13.000hectáreas de esa fruta y la Argentina es el quinto productor y primerexportador mundial.

También se están convirtiendo en una nueva alternativa los frutales decarozo, que ya cubren alrededor de 8.000 hectáreas.

Apoyo financiero

El Banco de la Nación Argentina tiene entre sus planes asistir a losproductores del Valle para concretar esa reconversión, que ya comenzó empujadapor la decisión de las empresas más grandes.

Tal vez la herramienta que se aplique para apoyar crediticiamente a losproductores sea la creación de un fondo fiduciario, que garantice el acceso alos préstamos.

De acuerdo con la información que cuenta el INTA-Alto Valle, el «valor anuevo» o inversión necesaria para que una plantación de manzanos alcance lascondiciones de producción es de aproximadamente 22.000 pesos por hectárea. Eneste monto se contempla el costo de oportunidad del dinero, en cada ciclo,valuado a una tasa anual del 12 por ciento. En el caso de perales, la inversiónrequerida es de 20.600 pesos/hectárea.

El capital invertido y su costo de oportunidad se recuperan entre el séptimoy octavo años en el caso de los manzanos. Si la combinación de variedadespermite obtener un mayor ingreso, el período será menor. En perales, en tanto,el recupero se extiende a los once años.

Según el director de la estación experimental del Alto Valle, LuisIannamico, «la adopción de tecnología debe tomarse como un proceso muydinámico, en el cual los constantes cambios y avances deben evaluarse paramejorar la competitividad».

El INTA Alto Valle realizó una serie de ensayos sobre la reconversiónfrutícola. En su trabajo "Pautas para la Reconversión» se orienta alproductor para cumplir los pasos necesarios para actualizar las explotaciones.

Motor

Temas en esta nota

    Cargando...