Ahora negocian subas en peajes

Por
17deJuliode2000a las08:16

En la agenda de las negociaciones por indexación de las tarifas, el gobiernodebe abordar el problema en primer lugar con las empresas concesionarias de lasrutas nacionales por peaje. Porque a éstas les corresponde por contrato aplicara partir del 1 de agosto un ajuste en los peajes equivalente a 80% de la tasaLibor, lo que representa un aumento de alrededor de 5 por ciento.

Este ajuste ya no fue aplicado en los últimos dos años por el gobierno deCarlos Menem, pero forma parte de la deuda que la actual administración lesreconoce a las concesionarias.

Dicho de otra forma, en la negociación de enero, donde las empresasaceptaron rebajar peajes a pedido del gobierno, las autoridades admitieronincluir como deuda lo no recaudado por el ajuste por la Libor, lo que de entradarepresenta un reconocimiento de ese derecho establecido en la renegociación delos contratos hecha por Domingo Cavallo.

Clave

Ahora, las concesionarias no están de buen ánimo con el gobierno porque laSIGEN sigue auditando la deuda del Estado que rondaría 210 millones de pesos yporque se busca compensar esa suma con incumplimientos en los contratos. Y sobretodo, porque según el ministro de Infraestructura, Nicolás Gallo, esa deuda noserá pagada por el gobierno, sino que será la «llave» para entrar a lasconcesiones cuando éstas vuelvan a licitarse en el año 2003.

En este contexto, la negociación no será sencilla ni de poco costo para elgobierno que, además, les adeuda a las concesionarias los subsidios a lostransportistas.

Para más adelante, le queda al gobierno las tratativas con las empresaseléctricas, Edenor, Edesur y Edelap por las cláusulas de indexación delcomponente de distribución de las tarifas que se ajustan por un mix de preciosminoristas e industriales de Estados Unidos en mayo y noviembre.

En Edenor y Edesur se permitió en mayo la aplicación del ajuste porquepasó desapercibido para el público en tanto en la misma fecha vencieron loscontratos con las centrales Puerto y Costanera que por pliego de licitación deSEGBA, obligaba a las distribuidoras a comprar energía mayorista a precios másaltos que el del mercado.

Las distribuidoras eléctricas no serán más flexibles que las gasíferas ala hora de negociar, y a lo mejor a esa altura el gobierno pudo evaluar si hizoo no un mal negocio con las tarifas de gas.

Temas en esta nota

    Cargando...