La Argentina logró que el mate sea popular en Siria

17deJuliode2000a las08:13

El 49% de la yerba que se exporta va a Siria · Allá el mate está a lamisma altura que el café o el té · Ahora los productores miran el mercadochino

NATASHA NIEBIESKIKWIAT.

Dice la leyenda que cuenta el origen de las tradiciones, que fue en Yabruddonde los sirios empezaron a consumir yerba mate argentina. Y que fueron loshabitantes de esa región —que habían emigrado a la Argentina a principiosdel siglo XX y que luego retornaron a su país— quienes la introdujeron. Hoy,la más folclórica de las bebidas nacionales integra la carta de saboreslocales de Siria, a la misma altura que el café y el té.

Con un consumo de más de 14,2 millones de kilos durante 1999, lo querepresenta un negocio de más de 11 millones de dólares, según la Cámara deExportadores (la CERA), Siria representa el primer destino de exportaciónargentina de esa infusión que descubrieron los guaraníes y cuyo cultivosistematizaron los jesuitas.

Se trata del 49% de la exportación yerbatera total, que en 1999 fue de 33,7millones de kilos. El segundo destino de la yerba argentina es Brasil con el 13%del mercado.

La gracia de los sirios es que lo beben con equipo de mate y bombilla y no ensaquitos. Las calabazas fueron reemplazadas por pequeños vasitos de vidrio, ylas bombillas se fabrican allá. Más cortas que las argentinas, las bombillassirias pueden ser de acero inoxidable, y también con incrustaciones de plata yoro: cuestan 25 dólares.

"Ese es el dato que genera el gran consumo sirio. Cada saquito contiene3 gramos del producto mientras que el mate que se toma con bombilla lleva por lomenos 30 gramos", acotó el gerente de la Federación de Molineros deYerba, Pedro Luis Bello.

Las principales marcas que van a Siria, según la CERA, son Cruz de Malta yAmanda, Piporé y Taragüí. Son siete en total, de los cuales algunas hanpadecido las falsificaciones en Siria.

"No lo toman ni con bizcochitos ni con facturas. En general, tampoco locomparten", comentó en diálogo telefónico el consejero y cónsul de laEmbajada argentina en Siria, Felipe Alvarez de Toledo, para quien es impactantever a los comerciantes sirios parados en los negocios conversando y tomandomate. "También llaman la atención los paquetes en las vidrieras de laspequeñas tiendas que pululan en ese país, sin súper o hipermercados".

Alvarez de Toledo comentó que no está claro a qué se debe la difusión delmate en Siria, donde hoy lo toman personas de todas las edades. "Hay unaversión que dice que fue en el ejército, donde en algún momento faltó elté, se hizo difícil conseguirlo y era muy caro".

El segundo secretario de la Embajada Siria en Buenos Aires, Khalil Bitar,señaló que el mate "es un boom" en su país al punto tal que seorganizan campañas de promoción donde se ofrecen descuentos y promociones,como "dos paquetes por el precio de uno" o "un paquete con equipode mate y bombilla incluidos". Un paquete de un cuarto kilo cuesta unos 50centavos de dólar, caro pensando en un salario sirio promedio de 100 dólaresmensuales.

Adib Kadaour, uno de los importadores líderes contó a Clarín desde Damascoque fueron sus abuelos quienes hace 50 años descubrieron el negocio por detrásde la bebida que tomaban los "sirioargentinos".

Su empresa importa desde entonces y tras un viaje a la Argentina, en 1987,Kadaour descubrió que debía levantar una fábrica para envasar la yerba enSiria. Hoy vende Amanda y Piporé como una "infusión relajante,energizante" y como un "nexo reúne a la familia".

Siria aparece en la Federación de Molineros en el año 1946, con unaimportación de apenas 65.768 kilos. La cifra, superada cientos de veces,seguirá aumentando según los pronósticos, lo que significa una bocanada deaire para un sector que, pese a que el año pasado produjo 250 millones d

Temas en esta nota

    Cargando...