Una nueva ola de fondos hará pie en el puerto porteño

18deJuliode2000a las08:25

Antes hay que modificar una norma

Se trata del pliego de concesiones del embarcadero de la ciudad

Terminales Río de la Plata anunció que contempla invertir 260 millones dedólares

La inversión privada en el puerto de Buenos Aires, que ya superó los US$200 millones, redujo los costos de estiba y produjo una gran transformación enel embarcadero, que en poco más de cinco años se convirtió en la principalestación marítima de América del Sur.

Ahora el puerto se prepara para recibir una segunda oleada de inversiones,que comenzará a hacerse efectiva después de que el Gobierno sancione unaresolución que modifica el pliego de las concesiones de Puerto Nuevo. Elcambio, cuya sanción se estima inminente, estabilizará los montos de las tasasa las cargas que se venían incrementando desde el inicio de la concesión. Esteconcepto suma alrededor de US$ 18 millones por año, que las terminales retienenal cargador para pagarle al Estado.

También permitirá anexar terrenos circundantes a las terminales portuariasy flexibilizará el régimen de garantías bancarias que actualmente debencomprometer las operadoras. Además, determinará que el grupo norteamericanoLanco, asociado a Terminales Portuarias Argentinas (TPA), la terminal 3 delpuerto, deje sin efecto una acción legal contra el Gobierno instrumentada paraprotestar por desigualdades en el marco legal que beneficiarían a su parExolgán, que opera en Dock Sud. Pero existe un punto clave: la posibilidad defusión entre terminales portuarias, que no es permitida por el actual pliego.Esta autorización surgiría porque ya no sería necesario preservar altosniveles de competencia dentro de Puerto Nuevo, ya que aparecen nuevasalternativas en Zárate y La Plata. A eso se suma el avance de lasprivatizaciones de los puertos de Brasil y Uruguay.

Condiciones

La compañía Terminales Río de la Plata (TRP), concesionaria de los muelles1 y 2, y principal operadora portuaria de contenedores del país, estudia lapuesta en marcha de un fuerte plan de inversiones. Para ponerlo en marcha, nosólo requiere de la aprobación de la resolución modificatoria del pliego dela concesión, sino también concretar la adquisición de TPA. El directorgerente de la firma, Trevor Bryans, explicó a La Nación que el plan contemplala inversión de US$ 260 millones en 25 años, plazo de la concesión que obtuvoa fines de 1994.

El monto aumentará exponencialmente los actuales proyectos para su predio,que incluyen US$ 50 millones para unir las dársenas A y B, entre otras obras.El plan que instrumentará TRP, si logra fusionarse con TPA, consta de seisetapas y consiste en el relleno del espacio entre los muelles 1, 2 y 3 de PuertoNuevo, iniciativa que posibilitará a la empresa multiplicar por cuatro lacapacidad de 350.000 movimientos que actualmente tiene TRP. Para dar una idea delo que este proyecto significa, basta mencionar que en 1999 los cinco operadoresdel puerto de Buenos Aires (incluyendo Dock Sud) apenas superaron en conjunto elmillón de contenedores.

"La adquisición de TPA es también lo mejor para el puerto, porquepodríamos lograr una terminal de clase internacional, la mejor de América delSur", sostuvo Bryans.

Pero TRP cuenta con un competidor de peso: la línea chilena CSAV, la másgrande de la región, habría firmado un preacuerdo con TPA para adquirir el 83%de su paquete accionario.

Leandro Uría

Dos historias paralelas

TRP comenzó hace dos años un proceso de negociaciones para adquirir TPA.Paralelamente, las operadoras de Puerto Nuevo encararon negociaciones con elGobierno para flexibilizar los contratos de concesión.

A mediados del año último, las terminales llegaron a un acuerdo con laAdministración General de Puertos (AGP), pero la resolución no fue sancionadapor el ejecutivo. Al mismo tiempo, TRP acordó con TPA un precio para lograr eltraspaso

Temas en esta nota

    Cargando...