Según empresarios se bajan los costos laborales en serio

19deJuliode2000a las08:10

Escribe Carlos Burgueño

La mayoría de los empresarios y consultores laborales no dudó ayer endefinir la rebaja de aportes patronales como la mejor medida implementada por elgobierno en sus algo más de seis meses de gestión. En general se piensa quepor primera vez, y de una manera efectiva, hay una decisión que apunta asolucionar un problema económico concreto de competitividad: el costo laboral.Sin embargo, la restricción de tomar abril como el mes base para considerar elaumento en la nómina laboral, generaría desigualdades entre las empresas queya están radicadas y las que se incorporen en el futuro. Incluso algunosespecialistas deslizaron la posibilidad, fundamentalmente en el caso de lasPyMEs, de que convenga más cerrar una empresa (vía quebranto, por ejemplo) yluego reabrirla para poder obtener estos beneficios. Además hay unacoincidencia: si no hay síntomas de reactivación, por más ayuda que exista nohabrá mayor demanda laboral. Incluso menciona el economista de FIEL Juan LuisBour que si se tomara en cuenta la evolución del índice de desempleo, la mismacantidad de trabajadores que ingresó al mercado laboral habría sido expulsada.En términos absolutos, este beneficio no habría servido para impulsar lacreación de nuevos puestos de trabajo entre octubre del ’99 y mayo de esteaño.

Más allá de esta situación, hay sectores como la informática, laconstrucción (muy castigada en el último tiempo) y las comunicaciones que venla decisión como una de las mejores noticias que se podía esperar.

Lógicamente los primeros defensores del decreto conocido el lunes fueron losintegrantes del gobierno de Fernando de la Rúa. Durante toda la mañana, enreuniones cruzadas en los ministerios de Trabajo y de Economía, se habló delos beneficios que traerá esta rebaja laboral y que oportunamente aparece ahoras de conocerse el aumento del desempleo. El vocero oficial para defender lamedida fue el viceministro de Trabajo, Jorge Sappia, que aseguró sin vueltasque «el Decreto 568 se inscribe dentro de la tarea de creación de puestos detrabajo» ya que «incentivará a las pequeñas empresas de hasta 40trabajadores a tomar personal». Para el funcionario «las empresas que tienenla posibilidad de tener más actividad y que estaban dudando en tomar o no a untrabajador por cuestiones de costo, ahora tienen más incentivos paradefinirse». Finalizó la defensa insistiendo en que el decreto apunta a «crearempleo para que permanezca en el tiempo». El viceministro no consideró que laimposición genere una desventaja entre las empresas que ya están radicadas enel país y las que estén desembarcando en el futuro.

Defensa

También desde la Unión Industrial Argentina (UIA) se defendió la medida.Voceros de la entidad aseguraron a este diario que la norma apunta a mejorar lasposibilidades de tomar nuevos empleados y que, en definitiva, «se va en elcamino correcto», pero se insistió en que sin reactivación no habrá mayordemanda de puestos de trabajo.

Una defensa más abierta hicieron algunos dirigentes para los que la medidaes ampliamente positiva. Según Martín Carranza Torres, titular de SoftwareLegal (una entidad que agrupa a las principales empresas de software del país),la rebaja de aportes «es más que buena» ya que este rubro «es uno de los demayor crecimiento y de más aumento en su demanda laboral». Según la fuenteactualmente las empresas de software emplean a más de 15.000 personas directasy a 3,5 trabajadores adicionales en forma indirecta por cada empleado directo,cifra que crece 20% anual. Lógicamente, al tratarse de un sector (incluyendo alas compañías de Internet) que está más cerca de aumentar personal que dedisminuirlo, la rebaja de aportes para los nuevos empleados es una medida másque positiva.

En sintonía con la industria del software se encuentran los representantesde las empresas de comunicaciones q

Temas en esta nota

    Cargando...