El régimen de IVA cerealista no da más

21deJuliode2000a las10:50

El conflicto que se está generando entre la AFIP y los exportadores alrechazar pagos realizados por IVA cumpliendo todas las formalidades que exige laLey, podría repercutir en el normal funcionamiento del mercado. Ayer loscompradores prácticamente se retiraron en Soja, mientras algunos declaran queno les van a comprar a productores.

El sistema impositivo para los cereales

Una de las virtudes que debe tener un sistema impositivo moderno y ágil, esque permita a los contribuyentes cumplir con sus obligaciones fiscales sinenfrentar una maraña de disposiciones que al par que entorpezca la actividadgravada , permita el accionar de quienes puedan distorsionarla. Los principiosde justicia, igualdad ante la Ley, irretroactividad de las normas, entre otrosprincipios básicos de la técnica impositiva deberían ser los rectores de unapolítica impositiva racional y ecuánime.

Sin entrar a analizar los nefastos efectos de otros gravámenes como el de larenta presunta, a los intereses, los combustibles, etc. hoy nos queremosocuparnos del Impuesto al Valor Agregado sobre la producción cerealista.

El gobierno dice que hay evasión en el sector

Desde que se generalizó el alcance del IVA a los granos con una alícuotatan alta como el 21 %, comenzó una etapa en donde, ante las declaraciones delGobierno asegurando que en el sector se generaba una frondosa evasión,engendraba una maraña de controles y supercontroles para contrarrestar laacción de aquellos que operan al margen de la Ley.

Como sucede casi siempre, la carga tributaria y administrativa cayó sobrelos que cumplen. Obviamente, los que están en el mercado marginal poco sepreocuparon por las disposiciones, salvo en buscar la manera de eludirlas.

Tremendo costo del sistema

Así el Estado fue imponiendo a todos quienes estamos en la cadenacomercial,además de la carga económica que significan los impuestos, unafrondosa carga administrativa, con innumerables formularios, retenciones,cheques imputados, registros contables, inspecciones, requerimientos deinformación, inscripción en Registros de operadores, certificaciones de firmasy documentos, boletos registrados, obleas, etc. etc. etc. Alguna vez algunaentidad debería encargar un estudio para determinar cuánto le cuesta a lacadena comercial la administración nada más que de este impuesto.

Por más que en cada una de nuestras empresas tenemos empleados y asesores,nada más que para atender estos menesteres, nos sorprenderíamos al conocer elmonto de una cifra, sin dudas fabulosa, tirada a la basura por imposición de unrégimen irracional.

El impuesto no debe distorsionar el comercio

Tal vez pequemos de ingenuos al atenernos a la doctrina impositiva quesostiene que un impuesto debe ser de simple administración y cumplible, sindistorsionar los hechos económicos a los que impone.

Lo que resulta cierto es que el sistema actual, mientras que impone a todoslos intervinientes del circuito una sucesión de complejas obligaciones hastaterminar en la industrialización y la exportación, se ha detectado en muchoscaso que hay quienes accionan con "figuras ficticias" o que amparadosen el mal uso de regímenes especiales de promoción o exenciones, les permitenoperar con claras ventajas frente a los que cumplen con todo lo que imponen lasnormas vigentes. Así pasamos de ser un comercio en donde en los viejos tiempos"todo se manejaba de palabra", al extremo de tener que confeccionarhoy un frondoso legajo por cada contrato, que en definitiva poco o nada ayuda alobjetivo recaudatorio del Estado, porque al que opera "por la otravía", poca mella le hace.

De la mora en la devolución del IVA exportación, al rechazo de créditosfiscales

El sector exportador recupera los saldos de IVA en función de las cargas alexterior que realiza. Es decir que toda la acumula

Temas en esta nota

    Cargando...