Aunque con precios más bajos, se reactiva la venta de campos

26deJuliode2000a las08:10

Columnista Patricia Van Ploeg

El mes que termina parece ser el punto de inflexión para el aletargadomercado de campos en la Argentina. Algunos operadores coinciden en que lademanda muestra señales de recuperación aunque los precios siguenrelativamente estables con relación a principios de este año. La concreciónde operaciones durante julio permite vislumbrar una reactivación de lasinversiones en tierras productivas. Si bien las compras realizadas se reducen ala pampa húmeda, los empresarios que conocen el mercado indican que puede serun factor multiplicador que potencie otras regiones, aunque algunas zonas delpaís se encuentran muy deprimidas como consecuencia de cosechas menguadas porproblemas climáticos (por caso, las regiones algodoneras del Litoral).

No obstante, los problemas de rentabilidad que muestra hoy el sectoragropecuario provoca el crecimiento de la oferta de campos, hecho que equilibralos precios del mercado.

La baja de precios agrícolas parece marcar el ritmo del sector agropecuario.La evolución de la cosecha anterior y las perspectivas de mercados para lapróxima campaña son también factores clave a la hora de definir valores deventa y de arrendamientos.

Los precios de los granos cayeron y arrastraron los valores de las tierrasproductivas a partir del año pasado.

Mientras se habla de mayores cosechas mundiales y de la mayor productividadde los campos, se insinúa un nuevo nivel de precios agrícolas: «Ya nadieespera una soja de 300 dólares la tonelada ni un trigo de más de $ 150»,ejemplifican algunos observadores.

• Precios en bajas

Los precios de campos de la zona triguera -Tres Arroyos, Lobería, Necochea-mostraron una baja de entre 5% y 10% durante el primer semestre de este añocomo consecuencia de un valor del cereal que supo ubicarse por debajo de $ 100la tonelada aunque hoy roza $ 120. Una hectárea maicera se cotiza ahora en $1.200 contra $ 1.250 que, decían, se valuaban durante enero de este año, y 15%menos que hace un año ($ 1.400/ha.).

El mismo golpe sufrió el mercado de arrendamientos con valores concretadospara la campaña 2000/2001, en algunos casos, 15%-20% por debajo de los pagadosel año anterior.

Sin embargo, medido en «valor producto» el acceso a la tierra productivamuestra sensibles mejoras: en diciembre del ’99 se necesitaban 154 quintalesde trigo para adquirir una hectárea maicera mientras hoy con 105 hectáreas yase puede acceder a ella, dichos valores son mejores aunque lejanos a los de lacampaña ’95, cuando se accedía a una hectárea con 58 quintales.

La clásica zona maicera argentina (aunque las nuevas tecnologíasflexibilizan los límites de producción) se cotiza hoy, en promedio, en u$s4.000 según los seguimientos estadísticos que suelen ser arbitrarios. Sinembargo, uno de los últimos negocios realizados en la zona muestra unavaloración de u$s 3.600 por hectárea en la zona históricamente más top delpaís -Pergamino, Salto, Rojas, Colón-. Las cualidades de la tierra, laproximidad a una ruta nacional o provincial y la infraestructura interna delestablecimiento son factores determinantes a la hora de establecer el precio deuna explotación.

• Alquileres

En relación con los arrendamientos, los valores treparon alrededor de 5%. Elanalista Mario Arbolave, de «Márgenes Agropecuarios» sostiene en un recienteinforme que «impulsados por la soja, que en muchas zonas compite con el maíz,los arrendamientos de campos maiceros se situaron por encima de los del ’99.

Los buenos rindes de maíz han contribuido a sostener la demanda en la zonanúcleo, donde las cifras muestran una ligera mejora en los resultadosproyectados y en la rentabilidad». Sin embargo, el valor de una hectárea demaíz significa hoy 465 quintales del producto, contra 483 qq necesarios endiciembre del año pasado aunque muy lejanos de los 209 quintales que b

Temas en esta nota

    Cargando...