Buenos rendimientos para la soja a pesar del mal clima

Por
01deAgostode2000a las08:58

Escribe Alejandro Ramírez Analista agropecuario

Con los últimos lotes recolectados en el oeste de la provincia de BuenosAires, se da por concluida la cosecha de soja argentina del presente período.Sobre 8.320.000 hectáreas sembradas, se cosecharon 8.122.000 hectáreas, dandoun estimado de producción de 19.630.000 toneladas. Estas cifras son inferioresa las calculadas por los organismos oficiales y por muchos de los analistasnacionales, donde los más optimistas llegaron a predecir guarismos por arribade los 20,5 millones de toneladas. Básicamente el tonelaje obtenido es muybueno, considerando las inclemencias climáticas que sufrieron los cultivos enel último tramo de su evolución.

Las continuas precipitaciones, los días más cortos y las bajastemperaturas, contribuyeron notablemente en la merma de los rindes porhectáreas y frontalmente en la baja de calidad comercial de poroto. Se debetener en cuenta, además, que hubo lotes a los cuales no se pudo ingresar conlas maquinarias, por encontrarse encharcados y anegados. Se calcula que a nivelpaís, quedaron unas 178.000 hectáreas sin levantar. Por estos días, lapreocupación por parte del sector exportador e industrial, pasa por la malacalidad comercial del poroto de soja, que está llegando a los puertos yfábricas. Porque muchos productores a pesar de ver que iban a tener una mermaen los kilos cosechados y que la calidad de la semilla iba a ser inferior a laesperada, entraron igual con las máquinas a realizar la cosecha. Y el principalmotivo de esta decisión fue que el precio de la oleaginosa se mantuvo en eltiempo, justificando la recolección. Porque a pesar de las fluctuaciones deprecios, los valores a los cuales se comercializó la soja durante el transcursodel año, fueron medianamente mejores, que los otros granos de producciónnacional. Ahora, la expectativa se abre hacia las intenciones de siembra de laproducción 2000/’01. Por los compromisos de semillas y las tareas depreparación de la tierra, se puede apreciar que el área de siembra de sojaaumentaría 8% en relación con el ciclo anterior. Se espera que se siembrenalrededor de 8.985.000 hectáreas.

En donde se aprecia un aumento evidente de la utilización de las semillas deciclo de segunda, que se sembrarían posterior a la cosecha de trigo y colza.Lógicamente, este aumento de área y los cálculos de crecimiento deproducción, si todo se diera como corresponde, comienza a preocupar a losoperadores. Porque al ver que la producción estadounidense se asegura con elbuen tiempo, ya calculándose en niveles de 81 millones de toneladas deproducción, si Brasil confirma también el aumento de su área de siembra y sise cumplen las estimaciones de producción argentina, las posibilidades de subaen los precios de esta oleaginosa, se diluyen lentamente. Una mala noticia parael productor argentino.

 

Temas en esta nota

    Cargando...