La morosidad del campo llega a 30%

01deAgostode2000a las08:16

Escribe Patricia Van Ploeg

La morosidad del campo se ubica en 30% y golpea fuerte a toda la cadenacomercial. Merma de rentabilidad, baja de precios agrícolas, alzas deimpuestos, complicaciones en los mercados de exportación y distorsiones delmismo sistema financiero son algunas de las causas que se definen comodeterminantes de una situación que preocupa a los sectores público y privado.

Las deudas financieras se concentran en los bancos oficiales mientras lasdeudas comerciales tienen a vendedores de insumos como los más perjudicados.

Si bien las deudas de los productores con los bancos oficiales fueronrefinanciadas y casi 50% de los empresarios accedió a ese beneficio del BancoNación, el problema del sector agropecuario con sus acreedores sigue vigente:altas tasas de interés, el IVA sobre los intereses que no se puede computarcomo crédito fiscal, trámites complejos que muchas veces no pueden sercanalizados por sucursales pequeñas del interior y un sistema que se encarecepor el mismo riesgo de cobro que tiñe históricamente al sector agropecuarioterminan conformando un círculo vicioso que perjudica a productores y al mismosector bancario.

Liderazgo

Mientras la banca privada no suma incobrables y mantiene una cartera líquidadebido a que apunta a un segmento de clientes medianos y grandes, la bancaoficial sigue liderando el financiamiento del productores chicos y medianos.

Precisamente para este sector el Banco Nación sumó una rebaja de 2%adicionales en la tasa de interés de los créditos que refinancian sus deudas.La tasa de la refinanciación se ubicará ahora en 7%, según el anuncio delgobierno durante la inauguración oficial de la Rural de Palermo, el sábadoúltimo.

Dicho beneficio alcanzará también a quienes ya acordaron la refinanciaciónmediante la compra del bono y a quienes definieron plazos de pago, segúnadmitieron fuentes del Nación. De hecho, en el sector agropecuario se apreciala decisión de establecer una tasa pareja para toda la cartera, los queingresaron a planes de refinanciación, los que ingresarán este año y losdeudores que están al día con sus cuotas. «Con estas decisiones se evitan lasdistorsiones de los típicos blanqueos, cuando se alienta al que no paga»,decían ayer desde el sector productivo.

La cadena comercial agropecuaria, cortada en muchas provincias, tiene alaboratorios, fabricantes de semillas, fertilizantes y agroquímicos como losmás importantes acreedores del sector productivo.

En efecto, las deudas con las empresas vendedoras de insumos ya superan $1.200 millones aunque durante los últimos dos meses la recolección de lacosecha gruesa -maíz, soja y girasol- permitió a los productores recuperarcierta liquidez perdida durante el último año como consecuencia de preciosagrícolas bajos.

Sin embargo, la recolección y venta de los granos gruesos -los que generanla mayor fuente de ingresos para el país- se realizan en un período de preciosbajos que permiten sólo la renovación de créditos. «Estos valores de granosno permitieron cancelar muchas deudas...los productores siguen con problemasfinancieros y las empresas con altos índices de incobrabilidad», admitía ayerun empresario del área.

Saneamiento

Lo cierto es que los acopios que siguen en pie buscan sanear sus cuentas yfrenaron los créditos a los productores; los exportadores no financian alsector y arrastran problemas de cobros de créditos fiscales -que provocaron suretiro del mercado físico-; mientras los fabricantes de insumos, en su mayoríamultinacionales, contabilizan deudas que generan problemas entre la subsidiarialocal y la organización central de la empresa.

De esta forma, semilleros, fabricantes de fertilizantes y agroquímicos y,también, de maquinaria agrícola, vislumbran un panorama sombrío para el restodel año ya que desde el sector de la agricultura, ya transcurrida la cosechagruesa, deb

Temas en esta nota

    Cargando...