Malo: amenaza Brasil con frenar compras agrícolas

Por
04deAgostode2000a las08:57

Escribe Patricia Van Ploeg

Las controversias por los pollos importados desde Brasil podría hacernaufragar todos los acuerdos agrícolas en el Mercosur. El ministro deAgricultura, Marcus Pratini de Moraes, amenazó con rever la relación con laArgentina como consecuencia de la imposición de aranceles compensatorios a lospollos que ingresan a precio de dumping. La amenaza implicaría el freno deBrasil sobre las importaciones de trigo, arroz, cebolla y ajo, y se suma a ladiscrepancia ya existente sobre el azúcar. La decisión brasileña podríagenerar un fuerte lucro cesante a los exportadores argentinos de agroalimentos ygolpearía sobre el acuerdo que une a la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

La Argentina exportó a la región u$s 2.500 millones en agroalimentos elaño pasado, dato que muestra el grado de afectación que tendría la medida deBrasil sobre los ingresos del país.

Una delegación de la Asociación Brasileña de Exportadores de Pollo (ABEF),presidida por el empresario Claudio Martins, ya está en Buenos Aires parareclamar a avicultores y al gobierno una revisión de medida argentina adoptadasobre el producto ingresado desde Brasil. Los brasileños también instarán asus asociados a acudir a la Justicia común para protestar contra lascompensaciones impuestas por la Argentina.

Argumentan que hay 17 empresas avícolas brasileñas que exportan a laArgentina, y que el relevamiento realizado por el expediente argentino nocontempló la comercialización de todas esas empresas.

El gobierno brasileño ya pidió a la Argentina dar marcha atrás con elarancel, al considerar que contradice el esfuerzo de relanzamiento del Mercosur,que en 1999 enfrentó turbulencias tras la devaluación monetaria de Brasil. Entanto, la secretaria de Industria, Débora Giorgi, admitió que la medidaargentina podría ser modificada si el sector privado acuerda cupos deimportaciones tal como ocurrió el año pasado, situación que no pudo repetirsepor decisión de los avicultores brasileños.

La controversia por los pollos agudizó problemas de arrastre para larelación bilateral: la prórroga del mecanismo de protección para el azúcardel NOA argentino, aún indefinido, también enoja a los brasileños, quienescuentan con un mecanismo de subsidios en el programa pro-alcohol en el queincentivan la producción de azúcar, producto utilizado en la fabricación decombustible.

Asimismo, el sector arrocero argentino ya perdió más $ 10 millones esteaño por las trabas administrativas y jurídicas impuestas por los brasileñossobre las exportaciones de la Argentina y Brasil. Una puja jurídica entre untribunal regional y el Tribunal Superior de Justicia sigue perjudicando losingresos de una actividad ya golpeada por precios y clima.

Una amenaza generalizada de Brasil sobre las exportaciones argentinas, comola lanzada una vez más ayer por Pratini de Moraes es interpretada como unanueva presión sobre las negociaciones que están llevando a cabo empresariosavícolas.

Temas en esta nota

    Cargando...