Crece potencial argentino para la producción caprina

14deAgostode2000a las08:12

Escribe Nanete Giovanelli

La faena caprina de junio registró una baja de 33 por ciento respecto delmes anterior, sin embargo en el primer semestre de este año, se observó unincremento de 46 por ciento, según datos del SENASA y de la Secretaría deAgricultura.

«Puede ser que haya un mayor registro de la faena, dado que el comercio semueve por circuitos informales, hay mucha clandestinidad», explicó AndreaSchapiro Dugour del Area Caprinos de la Secretaría de Agricultura.

Los frigoríficos que faenan cabras son sólo dos en toda la Argentina. Apesar de que la producción caprina no está muy desarrollada en la Argentina,la leche y el mohair tienen un potencial importante.

En el primer semestre de este año las exportaciones de mohair representaronsólo 34 por ciento del total enviado el año anterior, pero el valor FOBregistró una suba de 10 por ciento respecto de febrero de 2000 según uninforme de la Dirección de Ganadería de la cartera agraria. En tanto, en elperíodo febrero-junio de 2000 las exportaciones totalizaron 18.520 kilos,equivalentes a u$s 129.708.

Por otro lado la actividad láctea también apunta al mercado externo y amejorar su posición dentro del consumo interno.

«Hasta hace cuatro años la explotación de caprinos era artesanal, paraconsumo regional», indica Luis Andrieu, ex-presidente de la Asociación deProductores y Criadores de Caprinos de la provincia de Buenos Aires. Eltradicional quesillo de cabra que se vende en las zonas turísticas o a loscostados de la ruta se producía sin muchas normas de higiene y seguridad.

Pero hace cuatro años se produjo una implantación de proyectos quecomenzaron a incorporar cabras de alta producción con destino a la producciónde queso y leche.

«Hasta ahora la escala de producción de quesos estaba destinada al consumointerno, pero ya existen proyectos que apuntan a la exportación», apuntaAndrieu.

Nueva Zelanda

La introducción de diferentes razas de Nueva Zelanda produjo una revolucióntecnológica en el sector lácteo caprino. Mientras una cabra criolla produceentre 300 a 400 cm3 por día durante tres o cuatro meses, las razasneocelandesas producen no menos de 3 litros por día durante más de 9 meses.

Dentro de los proyectos lácteos, hay dos muy ambiciosos: producción deleche de cabra en polvo y la sustitución de pequeños tambos vacunos ocreación de nuevas plantas familiares. El primero estaría funcionando a partirde abril y saldría a la venta en forma masiva. Se trata de la sustituciónnatural de la leche materna, ya que la leche de cabra se le asemeja en 87 porciento.

El reemplazo de los tambos vacunos que no tienen rentabilidad es otra de lasalternativas que se plantean para el sector.

Si se toma en cuenta que el precio al productor ronda los 0,50 y 0,70centavos el litro de leche de cabra y el de la leche vacuna esta entre 0,14 y0,70 centavos, hay una diferencia de cerca de 250 por ciento.

Actualmente la leche de cabra se destina sólo a la producción de quesos yde dulce de leche de cabra, productos muy cotizados en el mercado interno.

En carne no se realizan exportaciones y el consumo local es muy bajo. Cercade 80 por ciento de lo que se produce es para el autoabastecimiento. Un animalde entre 8 y 10 kilos faenado para consumo se paga cerca de 30 pesos.

Las principales zonas productoras de caprinos son, entre otras, la serraníacordobesa, Malargüe (Mendoza), San Luis, San Juan, La Pampa, Neuquén RíoNegro, Salta, Catamarca, Santiago del Estero y norte de Santa Fe.

También en Catamarca, Santiago del Estero y Chaco se están desarrollandoproyectos con razas carniceras, como Boer. Asimismo en las zonas laneras del Surestá creciendo la producción de cashmere y la pashmina, uno de los hiladosmás caros del mundo.

Sin dudas la producción caprina argentina está en pleno crecimiento.

«Por primera

Temas en esta nota

    Cargando...