Bancos competirán con mutuales por créditos

16deAgostode2000a las08:12

Después de tres semanas de discusiones e intentos por cambiar el texto de lanorma, el gobierno autorizó a los bancos a descontar directamente de lossalarios de los empleados públicos las cuotas de créditos, equiparándolos alas mutuales y cooperativas, en un intento por reducir el costo delfinanciamiento y mejorar el ingreso de los empleados que tienen el sueldoafectado por el pago de cuotas mensuales.

La medida fue resuelta por el Decreto 691/00 publicado ayer en el BoletínOficial, con las firmas del presidente Fernando de la Rúa, el jefe de Gabinete,Rodolfo Terragno y los ministros José Luis Machinea y Alberto Flamarique.

La intención oficial es que los bancos compitan con las mutuales, queotorgan préstamos en dinero y financian el consumo a tasas de interésconsideradas usurarias. El sector mueve anualmente 30 mil millones de dólaresen todo el país y se estima que 1.500 millones corresponden a créditos deempleados públicos.

El decreto no tomó en cuenta algunas de las sugerencias de la presidenta delInstituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM), Mary Sánchez, quequería limitar la participación de los bancos. Ahora, las entidades podrán,además de otorgar préstamos, realizar pagos por consumos, cuotas sociales yprimas de seguros.

Con esta medida, Economía espera que bajen las tasas de interés de estetipo de préstamos personales, que hasta ahora sólo conceden las mutuales ycooperativas, los cuales en algunos casos superan 100 por ciento anual deinterés.

Como adelantó Ambito Financiero, las cuotas de los préstamos no podrán sersuperiores a 40% del sueldo neto de los empleados, con un tope extra: el dinerodisponible para el empleado no podrá ser menor al sueldo mínimo vital.

Mercado vedado

Hasta ahora los bancos tenían vedado el mercado de préstamos de consumo opersonales cuyas cuotas puedan ser descontadas en forma directa de los haberes osalarios de sus clientes. El gobierno espera que al desregular el mercado decréditos personales, abriéndolo a todas las entidades financieras -sin excluira las mutuales y cooperativas-, se reduzcan las tasas de este tipo deoperaciones, que han llegado a siete u ocho por ciento mensual, lo que equivalea más de 100 por ciento anual.

La estimación oficial es que las tasas de interés que pagan los usuariospor los préstamos personales se reducirán entre 10 y 15 puntos porcentuales,que beneficiarán a los 285 mil empleados del Estado nacional que mantienendeudas por un monto de 1.500 millones de pesos.

El decreto permite a las mutuales, cooperativas, obras sociales, entidadesoficiales y entidades bancarias y financieras autorizadas por el Banco Central adescontar directamente de los haberes las amortizaciones y servicios depréstamos, pagos por consumos, cuotas sociales y primas de seguros.

Obliga, además, a un reempadronamiento de las mutuales y cooperativas quetienen asignados códigos de descuento, que deberán contar con unaautorización expresa del INACYM; mientras que los bancos deberán pasardirectamente por el Ministerio de Economía. La medida apunta a eliminar delsistema a las mutuales «truchas» que funcionan como pantalla de financieras,evitando el control del Banco Central.

Reempadronamiento

Otro de los efecto de la norma es que el INACYM deberá lleva adelante unreempadronamiento sobre nuevas y más estrictas normas para la autorización defuncionamiento a las mutuales y cooperativas. Según datos del InstitutoNacional de Acción Cooperativa y Mutual, 2 millones de personas (entreempleados públicos, privados y jubilados) por año utilizan el sistema depréstamos personales y consumo por un monto de 3.200 millones de pesos anuales.En tanto, en el sector de la banca informal, aquellas que dan créditos sin serentidades financieras, se mueven préstamos personales por 27 mil millones depesos por año, a tasas de interés que varían

Temas en esta nota

    Cargando...