Seis macroconclusiones sobre el Seminario de Biotecnología

16deAgostode2000a las16:03

Seminario de Biotecnología
"Oportunidades y Desafíos de la Biotecnología para la Agricultura delMercosur"
14 y 15 de agosto
Mar del Plata

COMUNICADO DE PRENSA Nº 15

Con valor agregado y una buena legislación, el futuro de la biotecnologíaen Argentina es muy promisorio

Seis macroconclusiones sobre el Seminario de Biotecnología

En el día de cierre del Seminario de Biotecnología, Otto Solbrig, directordel Centro de Estudios Latinoamericanos "David Rockefeller" de laUniversidad de Harvard, en forma sintética planteó las conclusiones de loscinco paneles en que estuvo dividido el encuentro.

Las conclusiones:

1. El viejo continente. Si Europa se aísla de los movimientosbiotecnológicos podría tener problemas para conseguir algunos insumos básicospara su país como la soja. Inclusive, hasta podría generar una oposición delresto de los países viendo dificultada la exportación de productos europeos degran calidad que hoy ganan mercados. Una aislamiento de Europa no es bueno paranadie. Este seminario brindó la posibilidad de comprender que es genuina laforma en que piensa Europa.

2. La posición de los miembros del Mercosur. Los productores delMercosur tuvieron la oportunidad de expresar cómo se sienten en medio de todoeste debate de la biotecnología. Los productores de Argentina, Brasil yParaguay desarrollan sus actividades bajo disposiciones políticas diferentes encada uno de los países, inclusive, con diferencias dentro cada país como es elcaso de Brasil. En este sentido, es muy interesante ver que Argentina está a lacabeza en el armado de un marco regulatorio. Más allá de las distintasreglamentaciones de cada país, todos los productores del Mercosur reconocierongrandes ventajas en las variedades transgénicas.

3. Un mundo distinto. Si queremos pasar a un mundo nuevo tenemos quetener un marco jurídico que resulte confiable. Lo que está activando elsistema es el aspecto económico. Los problemas del ambiente los vamos asolucionar cuando encontremos mecanismos que además sean económicamenteviables. La siembra directa y los productos transgénicos son ejemplos de estassoluciones.

4. Ciencia nacional. Tanto las compañías argentinas como el INTAestán desarrollando una gran actividad en torno a la biotecnología.Necesitamos desarrollar una industria biotecnológica nacional. Tenemos quepensar cómo producimos y exportamos biotecnología.. Una de las grandesventajas comparativas que tiene Argentina es el nivel de los técnicos abocadosa esta tecnología. Hay cuatro premios Nobel en ciencia en América, 3 sonargentinos.

5. Nuevas opciones. Debemos empezar a pensar qué otro productopodemos elaborar para generar valor agregado, más allá de los que ya existen yque venimos importando. Si es necesario, armemos alianzas con las empresasinternacionales para diseñar nuestros propios productos de exportación. Siesto va unido a una buena legislación, es muy promisorio el futuro de labiotecnología en Argentina. También tenemos que ver cómo se van a distribuir.No nos tenemos que olvidar de los cientos de miles de personas en el mundo quetienen problemas alimentarios por escasez de recursos.

6. Nueva opción. La biotecnología es una herramienta que va a ayudara satisfacer la necesidad de alimentos de todas estas personas que sufren elhambre. Argentina podría estar a la cabeza en la extensión de estatecnología.. Por último, Otto Solbrig, llenando de significado su exposicióncerró su síntesis del seminario expresando enfáticamente: "el futuro eshoy" .

COMUNICADO DE PRENSA Nº 14

Las regulaciones y las leyes no pueden frenar a las tecnologías másfuertes

Durante su disertación en el seminario que organizan el Centro de EstudiosLatinoamericanos "

Temas en esta nota

    Cargando...