Generación y difusión de tecnología agropecuaria

06deSeptiembrede2000a las10:49

UNA INVERSION ALTAMENTE RENTABLE PARA LA SOCIEDAD (*)

El resultado del accionar del INTA tuvo y tiene mucho que ver con elextraordinario ritmo de crecimiento de la agricultura de nuestro país a partirde fines de los años 60, después de décadas de estancamiento, donde porejemplo la producción nacional de granos, desde 1925 hasta 1965, se detuvo en17 millones de toneladas, mientras que luego comenzó un constante crecimientohasta el último trienio donde se alcanzó un promedio de 65 millones detoneladas. En el siguiente trabajo, el Lic. Miguel A. Peretti, técnico delINTA Marcos Juárez, hace un análisis de la gran importancia de la tecnologíaagropecuaria para el crecimiento y desarrollo de un país.

La investigación y difusión de tecnología son temas centrales para unasociedad que aspira al crecimiento basado en el aumento de su eficiencia yproductividad. Si queremos seguir creciendo y mejorando la productividad ycompetitividad internacional de nuestro sector agropecuario, es fundamentalintensificar la inversión en investigación en esa área y hacer un uso cadavez más eficiente de los recursos escasos que a ella se dedican.

La relación entre conocimiento y productividad ha sido amplia y claramentedemostrada y reconocida en todo el mundo. En un simposio sobre"Investigación Agrícola en Argentina" realizado en 1993, undestacado economista invitado de la Universidad de Minesota, el Dr.Edward Schuhdecía: "Una sólida política científica y tecnológica en laagricultura es la clave para un desarrollo económico eficiente y equitativo enArgentina. Las inversiones necesarias en este sentido no son grandes peroencierran la promesa de un retorno social muy grande, y de convertirse en factorcrítico del crecimiento futuro de la economía Argentina"

A través del tiempo se han realizado múltiples estudios tratando decuantificar los rendimientos-beneficios que han obtenido de sus inversiones eninvestigación agrícola las distintas sociedades. El Dr.Robert Evenson de laUniversidad de Yale (EE.UU.), en el simposio mencionado anteriormente, presentóun trabajo (1) donde había recopilado información de más de 150 estudiossobre retorno a la inversión en investigación y extensión agrícola,realizados con distintos métodos de evaluación y en diversos países delmundo. En todos los casos, los estudios mostraban muy altas tasas internas deretorno (TIR) que iban desde el 39 al 81% anual.

En los últimos años también en nuestro País se han realizado estudiossobre la eficiencia en el uso de los recursos utilizados eninvestigación-extensión agropecuaria, y sus resultados son coincidentes conlos obtenidos a nivel internacional. A continuación se señalan algunasconclusiones de dichos estudios, con resultados que son realmente contundentes:

TRIGO(2). "Los beneficios sociales del cambio tecnológico entrigo, desde que comenzó a difundirse entre los productores (1974) el"Marcos Juárez INTA", primer trigo con germoplasma mejicano queobtuvo el programa de mejoramiento del INTA, hasta 1990 acumulaban 1.558millones de dólares, mientras que los costos sumaban 154 millones".La tasa interna de retorno en ese producto fue del 32%, lo cual confirma la altarentabilidad que tiene la inversión en este sector de la economía".

MAIZ(3) "Alrededor del 50% de los aumentos de rendimientologrados en Argentina desde 1975 a 1992 provinieron de la ganancia genética porla incorporación de los híbridos. Esto generó una TIR del 47,5%".

Los beneficios acumulados que calcula el trabajo para los 22 años analizadossuperan los 2.000 millones de dólares.

GIRASOL(4) "A partir delesfuerzo público-privado de investigación básica, mejoramiento genético yextensión, los productores de girasol de todas las regiones agroecológicasduplicaron su rendimiento promedio".(El rendimi

Temas en esta nota

    Cargando...