Parece inevitable otra suba de combustibles en el pais

08deSeptiembrede2000a las08:45

Repsol-YPF no aumentaría los precios de los combustibles por lo menos hastael lunes, aun cuando sigue imparable el alza del crudo y más aun de losderivados en el mercado internacional. En apariencia, la empresa, que por supeso en el mercado acota las posibilidades de aumento de las otras petroleras,está evaluando la situación, para determinar si el precio de 34-35 dólares elbarril se estabiliza, o por el contrario, se trata de un precio especulativoprevio a la reunión de la OPEP que se realizará este domingo. Pero conseguridad, el grupo español aplicará nuevos ajustes si la cotización sesostiene.

En esta semana, sólo Shell subió 1 centavo los precios al público, luegode que Repsol-YPF y Esso lo hicieran unos días antes en aproximadamente elmismo valor, lo que muestra una actitud de cautela por parte de las petrolerasen momentos en que acaba de asumir la nueva titular del área energética, ycuando en todo el mundo, hay problemas para trasladar a los surtidores losvalores de los productos, llegando a conflictos sociales importantes como enFrancia.

De todas formas, se afirma que los precios internos están desfasados conrespecto a los internacionales, al punto que por primera vez los valores deimportación estarían más altos que las cotizaciones locales. Esto significaque en caso de que el precio de crudo se consolide efectivamente entre 33 y 35dólares, habrá inevitablemente subas en el mercado interno.

En lo que se refiere al margen de maniobra que tienen las petroleras hayopiniones diversas. Sin embargo, se recuerda que en marzo, cuando el crudosuperó 32 dólares, el entonces secretario de Energía, Daniel Montamat,afirmó que según las petroleras el valor de los combustibles se correspondíacon un valor de mercado de 31 dólares por barril del crudo, pero que más alláde ese límite, serían necesarios ajustes.

Después, el precio internacional volvió a bajar, como consecuencia de lareunión de la OPEP en ese mes, y los combustibles bajaron levemente en elmercado local, para volver a subir entre fines de julio y la actualidad, por loque algunos especialistas en el tema creen que sigue siendo válida laafirmación de Montamat.

Voceros de las petroleras aseguraron ayer que no podrán ir contra latendencia de los mercados internacionales, aunque en principio están actuandocon precaución.

El vicepresidente de Shell, Juan José Aranguren, expresó que «las empresasno podemos aguantar los precios porque tenemos que mantener el delicadoequilibrio entre el beneficio a los clientes y la rentabilidad de nuestrosaccionistas».

Aranguren no cree que en lo inmediato pueda verse una baja del crudo, ya quelos mercados están vendiendo el barril a junio del año próximo por encima delos 30 dólares. En su opinión, «la floreciente economía de Estados Unidosincrementó el consumo de combustibles y sus stocks bajaron peligrosamente, yaunque la OPEP disponga un fuerte aumento de producción, se tardaría no menosde 20 días para reabastecer ese mercado. De modo que no se puede esperar bajasde precios, al menos hasta dentro de un mes», dijo Aranguren.

Ante los reclamos sectoriales en el mercado local, como es el caso de lostransportistas, el vocero de Shell propuso «una solución transitoria, por unmes, que consistiría en la supresión del cobro por parte del gobierno delImpuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC)», que es de 12 centavos porlitro de gasoil.

Aclaró que «la medida sería transitoria y respondería a la necesidad deimplementar una medida potable, ante las perspectivas de mayores incrementos» yprecisó que no está pidiendo la intervención del Estado en un mercadodesregulado sino que «se trata de una baja de impuestos por un mes». Sinembargo, esta alternativa está prácticamente descartada debido a lasdificultades fiscales, por lo cual se estudian en el Ministerio deInfraestructura nuevas medidas que compense

Temas en esta nota

    Cargando...