Se prevé un aumento en el consumo mundial de carne

Por
19deSeptiembrede2000a las09:05

El incremento se estima entre el 2 y el 3% y está impulsado por elcrecimiento de Asia
Optimismo norteamericano respecto de una pronta reanudación de lasexportaciones argentinas

BELO HORIZONTE.- Es fácil, y hasta excitante, imaginarse el papel económicoque tendrían la Argentina y el resto de los países del Mercosur en un mundoaccesible, con mercados abiertos para los productos agropecuarios de todo elplaneta. Más aún, si se tiene en cuenta que las perspectivas en el nivelinternacional del comercio de carnes anticipan un aumento del consumo y laproducción de entre el 2 y el 3%. En efecto, con sólo sumar el ganado bovinoargentino y el brasileño podrían alcanzarse los 200 millones de cabezas: ungigante dormido, sin duda.

Esta es la sensación que quedó flotando ayer en el complejo Minas Centro deesta ciudad, tras el comienzo de la primera jornada del 13er. Congreso Mundialde las Carnes, un encuentro que cuenta con la participación de unos 800empresarios, funcionarios y especialistas del sector, provenientes de más de 35naciones de todo el globo. Claro que la realidad de hoy es otra. Los paísesdesarrollados no sólo continúan con sus políticas de subsidios a laproducción, con la consecuente distorsión de los precios de referencia, sinoque también impulsan cuotas de importación y barreras arancelarias para frenarel ingreso de las importaciones de terceras regiones.

Aunque, tal como expresó Alberto de las Carreras, representante argentinoante la Oficina Permanente Internacional de la Carne (OPIC), "los congresosno resuelven cosas; sólo abren la mente para conocer lo que ya existe y lo quevendrá: difunden realidad".

La llegada, prevista para hoy, del director de la División de Carnes delDepartamento de Agricultura de EE.UU., John Reddington -en lugar del secretariode Agricultura, Dan Glickman- ha generado grandes expectativas. Muchoscongresistas esperan que hable acerca de la situación del Mercosur, luego de lareaparición de la aftosa, que les valió a los países miembros del bloque elcierre del mercado norteamericano. Además, inquieta el proyecto de derivarentre 5000 millones y 6000 millones de dólares como ayuda a los productoresagropecuarios de EE.UU. y la posición de ese país respecto del proteccionismo.

Desde el Sur

El presidente de la OPIC, Phillip Seng, explicó que la demanda de carne enlos Estados Unidos ha aumentado en los últimos años y continúa con unatendencia creciente. En respuesta a ese incremento, detalló Seng, losempresarios habían desarrollado toda una estructura comercial apoyada en lasimportaciones de carnes del Mercosur. La aparición de casos de fiebre aftosaprecipitó el cierre de ese mercado. No obstante, el presidente de la OPICprecisó que en el corto plazo los Estados Unidos necesariamente volverán acomprar carne proveniente de América del Sur, aunque no especificó cuándo.

"El consumo de carne ha aumentado especialmente por la recuperación delas economías asiáticas; el mercado coreano bajó sus exigencias sanitarias ysignificó un incremento del 50% de las importaciones; las ventas a Japóntambién subieron un 15% y actualmente representan un millón de toneladas alaño", sintetizó Seng, que ve además a México como un fuerte mercadodemandante. Llamativamente, expresó que la mayor parte de los protagonistas delsector agropecuario norteamericano posee una opinión contraria a lainstrumentación de subsidios, "aunque hay ayudas muy específicas que enel futuro van a desaparecer", dijo a La Nación.

Con la alegría que los caracteriza, los brasileños están exultantes.Antonio de Salvo, presidente de la Confederación Nacional de Agricultura, unaentidad con casi tres millones de afiliados, consignó que el comerciointernacional de carnes crece día tras día y agregó: "Debemos estarpresentes como bloque en ese incremento".

Temas en esta nota