Panorama Político Económico de los últimos 7 días

17deOctubrede2000a las11:56

Semana del 9 al 13 de Octubre

Por el Dr. Javier CARDINI / BIOTAY SA.

El costo de los platos rotos

La política tuvo una presencia excluyente en el escenario nacional a partirdel jueves de la semana pasada, con los cambios en el gabinete, primero, y larenuncia de Carlos Chacho Alvarez inmediatamente después.

Hubo quienes arriesgaron la hipótesis de que, en última instancia, setrató de una exitosa operación política concebida en los cuarteles delmenemismo con dos objetivos inmediatos: por un lado, poner en evidencia que lacorrupción es un fenómeno que trasciende la gestión del gobierno anterior, y,por el otro, apuntar los cañones hacia el Vicepresidente para lograr su salidadel gobierno.

Otros observadores señalaron que, así como el Vicepresidente deseaba, cadavez más, abandonar el gobierno, en el entorno presidencial se buscaba la formade forzar su salida. Si se juzga a partir de los resultados, todo indica queambos actores hicieron lo posible para llegar a ese resultado, y quedesestimaron cualquier recurso de mediación que podría haber evitado estacrisis.

Capital menguado

El verdadero problema, apuntan los expertos en opinión pública, es que elgobierno ha perdido en los últimos tiempos una creciente cuota del capitalpolítico que la sociedad le había otorgado hace tan sólo un año atrás.

Las encuestas no dejan margen para la duda: casi 40% de los consultados tieneuna mala imagen del Presidente; 68% no está de acuerdo con los cambiosintroducidos en el gabinete; 46% califica como mala la gestión del gobierno.Puede que nos hallamos vuelto más impacientes, pero cuando en una tormenta, nose toman decisiones, sean éstas buenas o malas, a los fines de capear eltemporal, el destino será peor... indudablemente.

La supervivencia de la coalición fue otra de las cuestiones que la renunciade Alvarez puso sobre el tapete. Como quedó claro a partir del procesopolítico inaugurado con el triunfo electoral de un año atrás, que no es lomismo una alianza en las urnas que una coalición de gobierno.

Resulta claro, a la luz de los acontecimientos, que no hubo suficientesincentivos para transformar una coalición electoral exitosa en una eficazherramienta de gobierno.

Manos extendidas

Aun así, durante el fin de semana parecerían haber surgido algunos indiciosque apuntan a la búsqueda de una reconstrucción y sostenimiento de lacoalición. Por un lado, De la Rúa declaró en una entrevista periodística queiba a "opinar" sobre quién sería "de hecho" el nuevovicepresidente. Un día después se conoció la renuncia del senador JoséGenoud a la presidencia provisional del Senado, un puesto que lo colocaba en elprimer lugar en la línea de sucesión presidencial. Este había sido, por otraparte, uno de los reclamos permanentes del ex vicepresidente.

Aunque es difícil evaluar el impacto de esta decisión, ya que viene aconcretarse después de la renuncia de Alvarez, no es menos cierto que se tratade un gesto de acercamiento al Frepaso, el otro socio de la coalición degobierno.

Se anunció, por otra parte, que se conformará una mesa de conducción de lacoalición, con el evidente propósito de sostener la continuidad de la Alianzay tratar de transformarla en una herramienta de gobierno. Es difícil todavíaevaluar los posibles efectos de esta decisión. Pero si se logra articular unafluida relación con el gobierno, sobre todo en cuanto al diseño de estrategiasy al debate de las políticas más importantes, podrían disiparse los temoresde una conducción gubernamental asentada, en su mayor parte, en funcionarios ydirigentes estrechamente vinculados a la línea del Presidente y de susprincipales colaboradores, que sabemos no son de lo más dinámicos.

Todo a Machinea

Por otro lado, desde la perspectiva del gobierno, la gobernabilidad futurap

Temas en esta nota

    Cargando...