El campo amenaza con una medida de fuerza más dura

23deOctubrede2000a las08:34

Esta semana, los dirigentes podrían volver a reunirse con funcionarios de lacartera agrícola

Aún no definieron ni la modalidad ni el momento, pero creen que será en elcorto plazo

Productores de Buenos Aires y La Pampa decidieron seguir con el paro hastahoy, a las 24

En el Mercado de Liniers ayer, a las 20.30, habían ingresado 2600 cabezas deganado

De no alcanzarse un acuerdo con el Gobierno en el corto plazo, las entidades delcampo volverán a tomar medidas de fuerza, pero esta vez "en serio",anticiparon ayer los principales representantes del campo. Un día después dellevantamiento oficial del paro agropecuario, los dirigentes se manifestaron nosólo disconformes con las autoridades sino también visiblemente contrariados.

"Creo que la actitud del Gobierno nos va a llevar a hacer otra protesta,pero esta vez en serio: como en los países desarrollados que hasta dan vueltacamiones", expresó sin titubear Manuel Cabanellas, presidente deConfederaciones Rurales Argentinas (CRA), la entidad del agro más numerosa delpaís.

Durante los seis días que duró la protesta, finalizada anteayer, losproductores mostraron una alta adhesión que, de todos modos, no impulsómayores medidas por parte del Gobierno. De hecho, tanto el presidente De la Rúacomo el ministro de Economía, José Luis Machinea, reiteraron que al agro ya sele había dado todo lo posible en materia de ingeniería impositiva.Declaraciones aquellas que, junto a las del ministro del Interior, FedericoStorani, tensionaron aún más la relación con el campo.

"Les quedan tres años de gobierno por delante y no creo que quierancontinuar con esta actitud de confrontación, aunque si no hay respuesta elpróximo paro del campo va a ser todavía más contundente", opinó elpresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, quedecidió dejar en libertad de acción a los productores asociados para continuarcon la medida de fuerza hasta hoy a la medianoche.

En síntesis, el campo pide básicamente la eliminación de aquellosimpuestos calificados de "distorsivos", como el de la renta presunta yel que grava los intereses de los préstamos.

Cabanellas recordó que el sector agropecuario transfiere 5000 millones depesos por año a la actividad industrial -basándose en un trabajo realizado porla cartera de Agricultura- y que con sólo un 1 por ciento del monto destinadoal gasto público (900 millones de dólares) el campo volvería a obtenerrentabilidad.

"Nosotros solamente pedimos lo que nos corresponde", consideró elruralista, al tiempo que agregó: "Hasta ahora el Gobierno no nos dio nada,pese a la magnitud del paro, ésa es la realidad ".

Por lo pronto, hasta ayer los dirigentes agropecuarios no habían recibidoningúna invitación al diálogo por parte del Gobierno, aunque no descartan queen los primeros días de esta semana la comunicación se reanude. "Lológico sería que habláramos directamente con el Presidente, porque noqueremos seguir discutiendo en los mismos términos con los demásfuncionarios", señaló Cabanellas, pese a estar al tanto de que De la Rúaviaja hoy a España.

La relación entre el Presidente y los representantes del agro se remonta aalgo más de tres semanas atrás. Por aquellos días de intensas negociaciones,De la Rúa se comprometió personalmente ante los dirigentes rurales enencontrar una solución al conflicto. Apenas si se hablaba de un posible paro,pero luego de tres infructuosas reuniones con los hombres de Economía lasentidades tomaron la determinación final.

"Yo no tengo esperanzas de alcanzar algún acuerdo, porque nosotroscentramos nuestro reclamo en el Presidente y se va a España", se quejóDardo Chiesa, titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de BuenosAires y La Pampa (Carbap), sin duda, la entidad de mayor rudeza a la hora

Temas en esta nota

    Cargando...