Por temor al mal de la vaca loca. Se derrumba el consumo de carne bovina en Francia

09deNoviembrede2000a las08:40

PARIS.- Persiste la caída vertiginosa en el consumo de carne de vaca enFrancia, donde en los mercados generales que abastecen a París ayer se vendióun 60 por ciento menos de carne bovina en relación a la semana precedente.

"La atmósfera es siniestra y todas las comunicaciones que se hicieronsobre la carne bovina provocaron el derrumbe del mercado", declaró PierreSimiou, vicepresidente de la asociación de ganaderos.

Por otra parte, contrariamente a lo que había sucedido en 1996, cuando sedifundieron las primeras noticias sobre la enfermedad llamada de la "vacaloca", los clientes tampoco compran como alternativa carne de oveja o deternera.

También genera incertidumbre el hecho de que las harinas animales seanutilizadas como alimentos no sólo para el ganado bovino, sino incluso paraporcinos, pollos y pescados.

Al dramático derrumbe de la venta de carne bovina, que afecta a uno de lossectores más significativos de la economía rural francesa, se suma una ásperapolémica política que involucró al presidente Jacques Chirac y al premiersocialista Lionel Jospin.

Chirac había pedido la prohibición de la utilización de harinas animalesen los establecimientos agropecuarios de Francia y Jospin respondió que el rolde los responsables "no es el de asustar a la opinión pública sino el dedar respuestas".

Además, una de las promesas del gobierno, o sea sustituir las harinasanimales con otras proteínas, será factible sólo en el 2002, hizo saber lafederación de productores de oleaginosas.

El telón de fondo de la crisis francesa por la "vaca loca" es lafuerte discrepancia dentro de la comunidad científica del país en relacióncon los efectos que la enfermedad tiene sobre la salud del hombre.

El recrudecido temor por las consecuencias de la enfermedad de los bovinos,que, según opiniones autorizadas, se transmite al hombre con el nombre deCreutzfeld-Jackob, tuvo repercusiones inmediatas en otros países europeos.

En Bélgica, la carne de vaca fue prohibida a partir de ayer en los comedoresescolares "como medida preventiva", mientras que el gobierno españolanunció el cierre de sus fronteras a la carne bovina procedente de Francia eIrlanda para evitar cualquier riesgo de contagio.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español informó a losgobiernos de Francia e Irlanda y a la Comunidad Europea la suspensión cautelarde las importaciones de bovinos de estos países.

El congelamiento de las importaciones de Francia e Irlanda se suma al yadispuesto por España para los bovinos procedentes de Gran Bretaña, Suiza yPortugal, aún en vigor.

Para tranquilizar a la opinión pública, el ministro de Agricultura, MiguelArias Canete, recordó que en España está prohibido el uso de harinas animalespara la alimentación de los bovinos desde 1994, pero admitió que eldescubrimiento de nuevos casos de "vaca loca" preocupa mucho a sugobierno.

El canciller británico Robin Cook se reunió con su colega francés HubertVedrin, excluyó cualquier restricción con respecto a las carnes francesas yrenovó su pedido para el fin del embargo francés a la carne bovina británica.

Gran Bretaña es el país donde se reveló por primera vez la enfermedad dela "vaca loca" y desde marzo de 1996 la Unión Europea le impuso unembargo general a sus exportaciones de carne bovina.

El embargo fue levantado en 1999, pero Francia decidió no acatar ladisposición europea, considerando que la carne británica seguía representando"un riesgo". (ANSA)

La psicosis beneficiaría al Mercosur

Francia se encuentra en plena psicosis de la "enfermedad de la vacaloca", resultando en una baja del consumo de carne del 60 % en ciertasregiones francesas, lo que puede acabar abriendo un inmenso mercado pa

Temas en esta nota