En España quieren comprar más carne de la Argentina

Por
28deNoviembrede2000a las09:02

Pese al pánico generado por el "mal de la vaca loca", losespañoles siguen interesados en las carnes argentinas

Los importadores ven una oportunidad y aumentan los pedidos

MADRID.- Una semana después de que se desataran en Europa brotes del llamado"mal de la vaca loca", importadores argentinos presionan a lasautoridades para lograr un aumento en la cuota de colocación de carne que aquíse vende más cara que las ostras. Y se agota.

"El momento para hacer fuerza es éste", dijo Carlos Trógolo, quecomercializa aquí carne de Aberdeen Angus.

"Lo que hay que hacer es una buena campaña mostrando que nuestra carneno puede tener riesgo de contagio porque proviene de ganado criado apasto", coincidió Luis Sfeir, de Eurocampa, importador del frigoríficoQuickfood.

En medios diplomáticos se coincidió con el diagnóstico e incluso seestimó lo que podría significar la venta de carne argentina en la UniónEuropea ante la actual coyuntura. "Entre 3000 y 4000 millones de dólaresen un año", se dijo.

En el caso de España, el temor entre los consumidores afectó sensiblementelas colocaciones. Las ventas de carne en comercios cayeron el 40% en sólo unasemana. Y el 30% el faenamiento de animales.

Por radio y televisión hay una intensa campaña en la que se advierte quéprecauciones tomar para evitar contagios. Casi todas, impracticables en unsupermercado, como confirmar la edad del animal faenado y comprobar con qué fuealimentado.

Basta entrar en cualquier local para comprobar el desierto que rodea la zonade carnicerías. "Esto es psicológico, y lo que acá tenemos espánico", dijo a La Nación Alfonso Fernández, un español que lidera laimportadora Sabor del Prado.

Confesó que estaba previendo aumentar sus embarques desde la Argentina."El consumidor europeo es muy sensible a todo este tipo de episodios",afirmó.

Como contraste, La Nación comprobó que la venta de carne argentina semantiene. Y hasta aumenta. Se la exhibe como producto especial en supermercadosde mediano y alto poder adquisitivo, como El Corte Inglés y Sánchez Romero,entre otros.

En esos lugares, un kilo de lomo argentino envasado puede llegar a vendersehasta a 5000 pesetas (unos 27 dólares). En algunos casos, más caro que lasostras. Y las góndolas se vacían. Entre los importadores consultados huboquien admitió que elevó hasta un 20% la cantidad de los embarques previstospara los próximos días.

"La carne argentina es un producto que el comprador europeo identifica.El problema es que, en este momento, hay que moverse mucho más de lo que loestamos haciendo. Es una gran oportunidad para colocar seriamente -y no apulmón- un bien en el que nuestro país tiene ventaja competitiva", dijoSfeir, que hace 12 años que está en el negocio.

Ahí es justamente donde empiezan los problemas. Hasta ahora, en España, losoperadores del mercado no han sido informados sobre gestión o intento oficialalguno para estudiar las posibilidades de mayor comercialización.

Las complicaciones no se quedan allí. Se prolongan al hecho de que la UniónEuropea aún no hizo operativa la declaración de la Argentina de país libre deaftosa. Su comisión técnica veterinaria viene demorando hace meses el envíode un grupo de trabajo que certifique esa situación.

"Quedarse en la declaración de país libre de aftosa es una tontería.Lo que tenemos que conseguir ahora es que eso se haga operativo. Lo único quenecesitamos es que nos dejen vender", dijeron varios de los operadoresconsultados.

El pedido apunta sobre todo a la colocación de carne con hueso, por encimade los topes previstos en la denominada cuota Hilton. "Vender directamentecon libre mercado, como nos reclaman a nosotros", dijeron los másentusiastas.

Temas en esta nota