El Sector Agropecuario más allá de las medidas de fuerza

30deNoviembrede2000a las11:36

Autor: Fernando Botta

Las pymes ocupan un lugar preponderante en el esquema de desarrollo de unpaís, y si hablamos de la República Argentina y del sector Agropecuario suimportancia se amplifica ( Esa amplificación es de tal magnitud que como todoexceso se convierte en un problema).

La gran contribución que las pymes realizan a la economía de un país, essu capacidad para generar empleo, pero esa capacidad va acompañada de unaarraigada creencia de que su condición de pequeña o mediana las coloca eninferioridad de condiciones para competir. Estas creencias, por diversas razonespueden convertirse en una fuerte cultura de insatisfacciones, frustraciones ylamentos que nos hacen olvidar que el tamaño de las empresas no lo define suinfraestructura, sino su capacidad de agregarle valor a la sociedad para la cualproduce.

Es cierto que existen factores externos a las empresas que no favorecen sudesarrollo, sin embargo esta cultura de la "inferioridad decondiciones" nos hizo creer que las crisis provenían sólo del exceso deimpuesto, de la existencia de retenciones, de la falta de políticas activas y/ode la caída de precios, etc., olvidándonos que tenemos nuestros propioslímites.

Cris Agrys, especialista en aprendizaje del MIT (Instituto tecnológico deMassachuset), sostiene que la cultura antes mencionada se origina por unrazonamiento defensivo que parte de premisas que parecen probadascuidadosamente, pero que, sin embargo no lo son porque parten de un contexto queno puede ser verificado.

Este razonamiento agudiza el énfasis sobre los aspectos externos a laempresa y además generan animosidad entre las áreas privadas (mis pedidos deayuda al gobierno no dan resultados) y públicas (porque tendríamos queprivilegiar a este sector, siendo que es el más dinámico) desalentando eltrabajo conjunto para mejorar la infraestructura competitiva de un país.

Para explicar la actual coyuntura sectorial se han ensayadomuchas de las causas externas mencionada en el párrafo anterior, sin embargoresulta paradójico que un sector que está atravesando una gran crisis sigaincrementando su producción (ver gráfico 1). Es necesario comprender esteparadigma para poder desarrollar un estrategia exitosa.

La rentabilidad de una empresa depende, según Porter del tipode sector productivo donde se desarrolla y de la posición relativa que laempresa tiene dentro de ese sector. Conocer esos dos elementos y aceptarlos comouna realidad que moldeará las estrategias empresarias es el primer paso paraplanificar una estrategia de crecimiento exitosa que nos impulse a un estado dedesarrollo superior.

La estructura del sector y sus límites.

El sector productor de materias primas, es un sector que por su propianaturaleza pierde participación relativa frente al resto de los sectores.

Tal como lo señalara Jeffry Sachs en una nota para The Economist: "Ladeclinación, en el largo plazo, del poder de negociación de los commodities espor si un efecto colateral de la innovación y el avance tecnológico". Losgráficos 2 y 3 son una muestra de este efecto. El sector comercial, dondeestán incluidos los procesos de procesamiento y transformación de la materiaprima, es precisamente el sector que va incrementando su participación en eltiempo, no porque este sector viva a expensar de la producción de materiasprimas, sino porque su capacidad de crear valor (nuevas formas de conservación,nuevos productos preelaborados,etc) para la sociedad que lo contiene es muysuperior a la creación de valor de la empresas de producción primaria.

Temas en esta nota