Balance del sector comercial. El consumo en 2000, congelado

Por
26deDiciembrede2000a las08:33

C. FEDERAL.- La retracción de los argentinos en el consumo durante 2000,primero por la suba impositiva de enero pasado, y después por el recorte en lossalarios públicos en mayo último, repercutió con fuerza en el mercado internoy puso al sector de comercio en una suerte de "freezer" del que esperasalir en el año entrante si el contexto se lo permite.

La postergación de la adquisición de bienes durables en un principio,terminó trasladándose al resto de los productos, inclusive los de primeranecesidad, en los que la gente priorizó precio por sobre marca y calidad.Entonces, los volúmenes quizás no fueron tan bajos comparados con 1999, peroen los diferentes segmentos consultados por la agencia DyN se escuchó lo mismo:lo que cayó fue la rentabilidad.

No faltaron, por supuesto, las quejas por los altos costos impositivos y deservicios que los comercios tuvieron que pagar, y que les impidieron trabajarcon un mayor margen para competir. Así hicieron su balance de 2000 loscomerciantes argentinos, que también dieron a conocer a esta agencia su visiónsobre lo que el año próximo les puede deparar.

• Juan Mirenna, presidente de la Cámara Argentina de Supermercados:"El año 2000 fue tremendamente difícil por la recesión que se vivió.Los precios se cayeron y la rentabilidad del sector fue casi cero. Nuestrasexpectativas para el año que viene son que esto despegue, pero para eso hacefalta que los lineamientos económicos del Gobierno sean claros y no cambiantescomo a lo largo de este año. El sector no necesita de una medida puntualdestinada para sí, sino que basta que la economía mejore para que la gentepierda el temor y se vuelque a consumir".

• Guillermo Dietrich, presidente de la Cámara de Comercio Automotor:"Por no escuchar propuestas como las nuestras, el mercado interno seaniquiló. Es preciso sacarle los impuestos a los autos gasoleros. Además, unvehículo con el 48 por ciento de costo impositivo no va. El Plan Canje ayudódurante 2000, pero una vez que se acabó, fíjese que tuvimos el peor noviembredesde 1991. En 2001, si seguimos así no pasaremos de las 200 mil unidades. Esnecesario modificar la política impositiva y frenar el gasto del Estado".

• Osvaldo Cornide, presidente de la Coordinadora de Actividades MercantilesEmpresarias (CAME): "Fue totalmente negativo. Hubo una caída promedio del20 por ciento en el sector, comparado con el ’99 que ya había sido malo.Mejor olvidarse de 2000. Para 2001 no veo medidas que procuren reactivar elmercado interno. Es preciso bajar impuestos, dejar sin efecto recortessalariales y proteger a la industria y al trabajo nacional evitando elcontrabando, la subfacturación y el ingreso de mercaderías que dañen laproducción local".

• Pedro Rojas, presidente de la Cámara de Fabricantes de Bebidas Gaseosas:"Las ventas en el año 2000 se mantuvieron en volumen, aunque no enfacturación, debido a que se trabajó con precios muy deprimidos, lo quesignificó un gran sacrificio para el sector. La situación crítica del mercadointerno es consecuencia de los problemas de la macroeconomía. En el actualesquema no pudimos crecer, a pesar de la baja de precios. Para 2001, nospreocupan las variables que tienen que ver con el empleo. Creo que si no hay unareversión de la caída de la ocupación, no habrá reactivación en elconsumo".

• Enrique Salvador, presidente de la Federación de Almaceneros: "Nofue un año grato. El sector pasó por las vicisitudes que pasan los que vendeny compran. La gente no dispone de dinero suficiente para consumir. Para el añoque viene, no puede haber un futuro halagüeño cuando el consumo no ve lamínima señal de una reactivación". (DyN)

Temas en esta nota