Soja de Sudamérica en la mira del mercado mundial

26deDiciembrede2000a las08:53

Por Ricardo Baccarin
Analista agropecuario de Panagrícola SA

El mercado mundial de oleaginosas comienza a concentrarse en el escenarioproductivo que alcanzará Sudamérica, con las cifras de producción de losEE.UU. ya definidas.

La siembra ya se encuentra prácticamente concluida, tanto en Brasil como ennuestro país. La producción combinada de soja en Sudamérica sería del ordende los 62,3 millones de toneladas, por encima de los 57,3 millones alcanzadosdurante la temporada anterior. Aunque una parte minúscula de la cosechabrasileña se realice durante enero, la marca de 50 por ciento en la actividadse produce durante mediados de abril, y en nuestro país, un mes después.

El período determinante de los rendimientos en la región se desarrollaentre enero y marzo, con lo que, a partir del mes entrante, la atención va aencontrarse focalizada en esta región. En general, el mercado espera unacosecha importante, capaz de mitigar cualquier intento alcista.

Incógnita

Sin embargo, se ignora que la demanda actual se encuentra en condiciones deabsorber el exceso de oferta de la próxima campaña y que su resultado finalsigue siendo una incógnita. En este sentido, durante la semana pasada, Chicagose movió al compás del clima en la Argentina y, aunque resulte prematuropreocuparse, este factor está presente en el mercado.

Los aceites vegetales siguen inmersos en un cúmulo de noticias bajistas y enniveles de precios históricamente muy bajos.

Con estos precios, comienzan a difundirse formas de ampliar la demanda por ellado de consumos no tradicionales, de tipo industrial.

Uno de ellos es el del uso del aceite de soja en tintas y el del bio-diesel,cuya utilización aún resulta baja en los EE.UU., pero que cuenta con buenasposibilidades en Brasil.

También se discute el uso de aceite de maíz en reemplazo del gas naturalpara calefacción, pues resulta más económico en unidades térmicas (Britishthermal units) que el fuel oil o el gas, pero que requiere de inversionesrealmente importantes.

Los precios de gas natural operan muy firmes, acompañando la tendenciareciente del petróleo y la estacionalidad de un invierno muy poco benigno enlos EE.UU.

De mantenerse los precios de crudo en los niveles actuales, no se descarta lageneración de inversiones en este sentido, que provocaría un uso notradicional de los aceites.

El «efecto Starlink» traerá consecuencias en las exportaciones de losEE.UU. y los primeros efectos ya se han hecho notar en el mercado, con unregistro muy bajo de ventas de maíz y la reducción de las proyecciones que elUSDA realiza en este rubro específico.

La semana anterior se hablaba de la solución al problema, con un protocoloque promete un minucioso control por parte del USDA en los embarques, y quepermitiría resumir la actividad exportadora de los EE.UU. con destino a Japón.Se aguardan convenios similares con otros países importadores. En los primerostest llevados a cabo, se encontraron trazas de «Starlink» en 4,5 por ciento delos embarques americanos.

Aun con estos controles, es posible que la demanda asiática siga a un ritmomuy bajo y que estos compradores prefieran el origen sudamericano una vez quelas disponibilidades de la región se hagan presentes a partir de marzo, y antela garantía total de ser una producción libre de «Starlink».

Normalmente, el clima de nuestra región es tomado en cuenta por laimportancia que reviste para la producción de soja, pero durante esta campañatambién se lo monitoreará por la particular situación del maíz. Si el climaredujese las posibilidades de exportar por parte de nuestro país, el mercadomundial de maíz acusará este impacto en el mediano plazo con subas en lascotizaciones de éste y otros granos forrajeros.

Las importaciones de maíz por parte de Japón durante noviembre resultaron7,7 por ciento menores a las d

Temas en esta nota