Vaca loca: ahora Alemania quiere controlar a los ovinos

Por
28deDiciembrede2000a las08:17

Berlín (EFE, DPA.) - El ministro alemán de Agricultura, Karl-Heinz Funke,considera la posibilidad de extender a las ovejas los controles sistemáticos dela encefalopatía espongiforme bovina (EEB). «Si los científicos así lorecomiendan, creo que es correcto hacerlo y debemos llevarlo a la práctica»,manifestó el ministro. El titular de Agricultura respondía así a la opiniónanteriormente expresada por el director del Instituto Robert Koch de Berlín,Rienhardt Kurth, quien se pronunció a favor de extender los test rápidos a losovinos.

Desde que se detectó la primera «vaca loca» nacida en Alemania, a finalesde noviembre, el gobierno germano impuso la obligatoriedad de realizar esoscontroles a las reses sacrificadas mayores de 30 meses.

Funke advierte, sin embargo, que la situación del ganado ovino es distintade la del vacuno, ya que entre 60 y 70 por ciento de las ovejas se alimenta depasto y no de pienso.

Especies

El veto a los piensos cárnicos quedó recientemente ampliado a otrasespecies animales destinadas al consumo humano, medida que entrará en vigor enel ámbito comunitario a principio de enero, pero que en Alemania está vigentedesde hace unas semanas.

En tanto, el diario «Augsburger Allgemeine» informó que en algunossupermercados de Baviera se han encontrado productos falsamente etiquetados como«sin carne de vacuno». A finales de la semana anterior, el gobierno alemáninstó la retirada de todos los embutidos y otros alimentos con ingredientes devacuno, como sesos, médula o restos de carne, sospechosos de estar infectadoscon EEB.

Las autoridades alemanas parecen desbordadas ante el mal de la «vaca loca»y reclaman a la Unión Europea (UE) más determinación para atajar la crisis,mientras que la parte comunitaria le atribuye a Alemania el descontroladministrativo. El consumo de carne en Alemania (uno de los mayores compradoresde la Argentina) cayó hasta 80 por ciento en los últimos días. Si bien no sepuede hablar de una abstinencia general en materia de carne bovina, losconsumidores se han decidido por el consumo de otros tipo de carne, como decerdo, ave silvestre y de otras clases de las denominadas exóticas, como la deavestruz.

«El mercado de carne bovina se desmoronó totalmente», dijo Bernhard Meyer,de una empresa de comercio mayorista de carne de Bremen, quien agregó que laspersonas que antes compraban su carne en supermercados lo hacen ahora encarnicerías, no sin antes cerciorarse de la procedencia del producto.

En los establecimientos ganaderos se han registrado importantes bajas en losprecios de los ganados en pie. Un vocero de la Asociación de Ganaderos deTuringia declaró que mientras hace unas semanas el kilo de ganado en piecostaba 4,10 marcos (dos dólares aproximadamente), ahora es de 2,40 marcos (1,1dólar).

Esto coincide con que las granjas, donde se crían animales alimentadossolamente con pastos naturales, incrementaron sus ventas en los últimos días,ya que la demanda de productos naturales no sólo incluye carne vacuna, sinotambién de aves.

Se agotó totalmente la existencia de carne de pollo, según dijo DirkSchulze-Wehtmar, del establecimiento agrario biológico Nautland en Luenen.

También bajó marcadamente la venta de embutidos, desde que la pasada semanase decidió retirar del mercado productos cárnicos elaborados antes del pasado1 de octubre, que podrían contener carne contaminada de BSE.

Temas en esta nota