La venta de maquinaria agrícola cayó hasta 20%

29deDiciembrede2000a las09:00

Por Manuel Dorrego
Fabricantes de Maquinaria Agricola

La realidad económica por la que atraviesa en general hoy nuestro país y enparticular el campo no deja margen para escapar de los efectos de una depresióngeneralizada que se materializa en una fuerte caída de la demanda, quizás lamayor de la última década.

Esto tiene una enorme influencia en la actividad industrial del sector que havisto caer su capacidad productiva a valores realmente alarmantes.

Lo paradójico en este caso es que el cliente natural es el que produce lamayor cantidad de reservas en divisas para el país.

Entonces, ¿cómo se entiende? Simplemente porque las autoridades no toman enconsideración su situación actual. Por un lado el bajo precio de los granos ypor otro una fuerte carga impositiva, acompañada de créditos escasos y conelevadas tasas de interés caracterizan la baja rentabilidad de su explotación.

Ante ese panorama y por falta de estímulo el productor ya no invierte paramejorar su productividad sino que resiste con lo que tiene. Como resultadotrabaja mucho más y su equipamiento le rinde lo mismo o menos.

Hoy una cosechadora de última generación produce 60% más que una de cincoaños atrás y otro tanto ocurre con las sembradoras y demás implementosagrícolas. La industria ha realizado en los últimos años una fuerte apuesta asu desarrollo tecnológico y hoy podemos decir con legítimo orgullo quenuestras máquinas no tienen nada que envidiarle a las más sofisticadasprovenientes de otras partes del mundo.

Pero ese empuje y ese nivel no se pueden mantener si no hay una demandasostenida que justifique tan fuerte inversión.

Vale como ejemplo el último modelo de cosechadora lanzado al mercado,pulverizadores autopropulsados, las nuevas plataformas recolectoras de maíz ygirasol, varias sembradoras de siembra directa y convencional cuyas performancehan dejado fuera de mercado a sus competidores provenientes de firmasmultinacionales.

Es decir que pese a todo, hoy existe en los empresarios del sector elespíritu de lucha suficiente como para seguir acompañando la labor del campobrindando la maquinaria necesaria en calidad y cantidad.

Medidas

Sólo se le ha pedido al Estado para sostener esta importante fuente detrabajo radicada en el interior del país, una medida compensatoria paraequilibrar la ventaja competitiva que significa para nuestro socio vecino tenerun signo monetario devaluado 100% respecto del nuestro. Este pedido fueacompañado por los gobiernos de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires que conocenmuy bien esta situación y el propio gobierno nacional dio su visto bueno. Perolo que lamentablemente no se podía prever era que una medida tan simple comoésa pudiera demandar meses en ponerse en práctica.

Tanto demoró que cuando salió publicada en el Boletín Oficial ya hacía 20días que había vencido su vigencia.

Realmente un caso insólito, pero preocupante si nos detenemos a pensar enlas consecuencias negativas que un episodio de esa naturaleza puede acarrear.Este decreto que es prórroga de uno anterior de iguales características fueanunciado por la Secretaría de Industria en junio con el compromiso de supronta aprobación. El tiempo fue pasando y recién con la llegada de las nuevasautoridades a principios de octubre el trámite se completó y se pudo publicaren el Boletín Oficial.

Tiempos

¿Qué es lo objetable de este episodio? Primero que una medida destinada ala modernización del sector agropecuario, así reza el Decreto 919/00, hayaestado detenido durante dos meses en el despacho del secretario de Hacienda poruna interpretación personal y errónea de este funcionario sobre el uso de losbonos de reintegro fiscal que conforman la metodología de implementación deldecreto. En segundo lugar las expectativas creadas a partir de su difusión queparalizó las ventas a la espera del anu

Temas en esta nota