La Argentina, el país que menos creció

Por
02deEnerode2001a las08:18

El recuerdo del impuestazo y el blindaje, indudablemente, será atribuido al2000, año en que la presión tributaria y la amenaza de cesación de pagos dela Argentina, cobró una incidencia inusitada en la economía de la gente. Elpaquete fiscal provocó un shock en la clase media y en los trabajadores demayores sueldos.

Argentina, con su crisis, fue el país del mundo que menos creció.

Si los indicadores confirman que en el año 2000 Argentina sólo creció el1%, la situación económica del país seguirá complicando las ventas, lareactivación y la creación de puestos de trabajo.

El bolsillo de la gente sufrió una serie de gastos impositivos quemodificaron habitualmente los gastos de la clase media y en los que trabajan enrelación de dependencia.

Los guarismos no alcanzan a mostrar el desarrollo del país en una suerte desimetría, porque hubieron regiones con mejores ventajas que otras y tambiénhechos económicos que multiplicaron la rentabilidad.

La caída de la construcción, la baja produccción industrial, ladisminución de la inversión, el casi nulo desarrollo de las PyME y el aumentodel desempleo, han llevado a que Argentina, en un grupo de 23 países, sea laque menos creció con el sólo 0,5%. Menos que su vecino Chile (6%), Brasil(4,1%) o que Ecuador que con cesación de pagos se desarrolló el 0,6%.

Presión tributaria

La extensión y el incremento del impuesto a las ganancias fue uno de losproblemas tributarios que más pesaron en el balance del 2000.

El impuesto gravó a los trabajadores autónomos que ganan más de $700mensuales y a los asalariados y empleados en relación de dependencia consueldos superiores a los $ 1.500.

Las Ganancias se modificaron a través del aumento de las alícuotas, lareducción del mínimo no imponible y la disminución de la reducciones en lasdeducciones en la base imponible.

De esta manera Ganancias quedó para aquellos sueldos superiores a los $1.500cuando sólo pagaban los que tenían relación de dependencia con más de$2.100.

Los planificadores de este esquema tributario consiguieron que unos 700 milempleados tuvieron una reducción en sus ingresos de bolsillo del 1 al 10%

Una persona soltera que gana $2.000 de sueldo, tenía antes del impuestazouna retención de $ 16 por mes, ahora es de $ 64.

Por su parte, los autónomos no monotributistas pagan de Ganancias a partirde los $ 700 de ingresos mensuales, cuando antes lo hacían sólo los quepercibían $ 900. Si gana $ 3.000, paga $ 246 cuando antes pagaba $ 147.

Si bien la reforma de Ganancias fue juzgada por las autoridades nacionalescomo progresista porque alcanzó a los de mayores ingresos con alícuotas másaltas, hay que mencionar también los efectos contrarios. Ganancias se amplióhacia abajo, aumentando la carga impositiva sbore los ingresos mediosprovenientes del trabajo personal.

El Ministerio de Economía, buscó recaudar $ 2.900 millones adicionalesdurante el año que termina. Sin embargo, la cobranza de Ganancias subiólevemente en gran parte por la recesión del comercio y la industria y la caídade algunos precios internacionales para los ruralistas.

En relación al IVA, hasta octubre, la recaudación mejoró apenas el1%.Además, el gobierno nacional recortó los sueldos de los empleadospúblicos, aumentando la recesión.

Temas en esta nota

    Cargando...