El campo debe invertir en capacitación permanente

Por
03deEnerode2001a las08:31

Por María Cristina Torres
Productora Agropecuaria

A lo largo de la evolución el productor rural se ha expandido, incorporandoelementos de su entorno y de cada momento histórico y los ha ido articulando afin de lograr mejores condiciones de producción. Para ello tuvo que enfrentarhábitos arraigados que lo llevaron a modificar los modos de abordar el trabajo,como una forma de dar respuesta a los requerimientos que se le plantean en unmundo cambiante.

Adaptación

Durante mucho tiempo el progreso económico estuvo asociado al hecho deposeer grandes extensiones de tierra y muchas cabezas de ganado pastando enellas. Cada invento, Escribe María Cristina Torres
Productora agropecuaria cada incorporación, se llevaba a cabo despaciopermitiéndole un proceso de lenta adaptación. La explotación no requería decuidados intensivos y se aceptaban las pérdidas en la medida que las gananciaslas compensaran.

En la década de 1970-1980 a través de la revolución verde el productor fueprovisto de mecanización y un paquete tecnológico que le permitió aumentarsignificativamente la productividad.

En la última década, la revolución de la biogenética asociada a lasiembra directa produjo un impacto enorme que se tradujo en mayores rindes ycalidad, disminuyendo los costos y el tiempo de trabajo.

Así el hombre de campo tuvo que aggiornarse a los nuevos insumos que hastaese momento por ser importados habían quedado reservados a productores de lospaíses desarrollados.

En una economía abierta el productor pudo incorporar el cambio y aprendió acompetir en el mercado internacional a pesar de carecer de proteccionismos y enmedio de condiciones muchas veces adversas.

El trabajo manual tan desarrollado fue disminuyendo con la automatización ylas nuevas tecnologías fueron demandando nuevas habilidades para su uso eficaz.El nuevo escenario mundial y el entramado de múltiples cambios tecnológicosdemandaron un cuerpo de apoyo donde hiciera cimientos la producción.

La explotación rural comenzó a pensarse como una empresa donde la idea deprogreso queda indisolublemente ligada al trabajo intelectual que pertenece a ununiverso más abstracto e intangible, pero que se constituye en la semillaprivilegiada para aumentar la rentabilidad. Frente al desafío de transformarventajas comparativas en competitivas, agregar valor a los commoditiestradicionales e insertar la producción en nuevos nichos de mercado no cabe másalternativa que agudizar el ingenio y la creatividad.

Así el poder de la tierra se desplazó al poder de invertir en nuevastecnologías de insumo y posteriormente de proceso. La reconversión se haprofundizado por medio de la revolución en la informática, que ingresó a lalabor a través de herramientas sofisticadas facilitando al productor elacercamiento a otras fuentes de información, de negociación ycomercialización.

La intensidad y la alta movilidad en los cambios configuran escenarios querequieren reposicionamientos en el modo de trabajar.

En el marco de una realidad pluriforme y cambiante lo que en un momento esoperativo y útil debe reformularse y buscar otras herramientas metodológicaspara enriquecer el quehacer.

Capacidades

La capacitación no debe pensarse como algo puntual y circunscripto a unmomento de necesidad sino que debe ser pensada como un proceso de actualizaciónpermanente, tanto en momentos de crisis como de pujanza ya que presuponeorganizar el trabajo desde otro lugar, aprovechando insumos y recursos yaexistentes y permitiendo inversiones sin una erogación significativa quedependen del aprovechamiento de las capacidades potenciales de todas laspersonas afectadas a la tarea.

Por ello es fundamental que estas herramientas de acción y reflexiónrenovadas puedan extenderse a todos los integrantes de la c

Temas en esta nota

    Cargando...