Estrategia propia para llegar a puerto

Por
12deEnerode2001a las08:27

Mientras en el norte cordobés la agricultura parece crecer sin fronteras, lafalta de infraestructura y el aislamiento emergen como vayas difíciles desortear para algunos productores.

Con esta encrucijada se encontraron hace dos años Miguel Calderón yGuillermo Bula, dos productores mixtos de Chalacea (departamento Río Primero),en el camino por hacer más rentable y económico los números de sus planteosagrícolas.

Con las enseñanzas del programa Cambio Rural bien aprendidas, la carencia deuna adecuada logística de transporte y de acopio, llevó a ambos a diseñar supropia estrategia de almacenaje y comercialización.

Luego de algunas correcciones, y de la incorporación a la alianza de PedroMüller, otro integrante del grupo Jesús María-Chalacea, el modelo propiopermitió vender en forma directa 10 mil toneladas de maíz y soja durante el2000.

Apoyada en la contratación de un servicio de transporte exclusivo y en unacapacidad de almacenaje en chacra, a través de silos de campaña, de cuatro miltoneladas, la asociación no sólo solucionó sus problemas de aislamiento, sinoque además logró reducir significativamente los costos de comercialización.

La prestación por tiempo completo, entre abril y diciembre, de una flota decinco camiones, que fue reforzada con más unidades en los momentos de mayorcosecha, contribuyó a disminuir el impacto del flete en el precio final deventa.

“Pactamos con los transportistas un valor promedio del flete para todo elperíodo de 18 pesos por tonelada, para una vuelta de aproximadamente milkilómetros. Si a este valor le sumamos los gastos del corredor más elentregador y la carta de porte, en la campaña pasada tuvimos un costo de ventade alrededor de 20 pesos por tonelada”, explicó a La Voz del Campo, MiguelCalderón.

Misión cumplida

En comparación con las transacciones comerciales efectuadas en añosanteriores, la estrategia les permitió obtener un reducción en los gastos desiete pesos por tonelada. En el ciclo 99/2000, el ahorro de costos en la gruesallegó a 70 mil dólares.

El modelo agrícola de Calderón, Bula y Müller ocupa una superficie de2.500 hectáreas, entre propias y arrendadas, dedicadas en su totalidad a lasoja (1.500) y al maíz (mil).

La distancia geográfica entre los lotes obligó a los productores a adoptarun sistema de almacenaje ambulatorio. El método que eligieron fue el de lossilos de campaña, a los que adoptaron unos conos para facilitar la descarga delcereal. “El esquema nos permitió pulmonear la producción en la medida que serealizaba la cosecha”, explicó el productor.

La incorporación a la estructura del silo de un cobertor de lona ayudó amantener en condiciones, hasta noviembre, el maíz cosechado en junio. “Fueuna forma de defender el precio”, acotó Guillermo Bula.

Por su carácter de principal actor económico, a la soja le fue reservadapara su almacenaje los galpones de los establecimientos, hasta el momento de laventa.

La hoja de ruta de la flota de transporte se diagrama en función de lasnecesidades de cada productor y de las operaciones comprometidas. Una tolvaautodescargable de 22 toneladas, con balanza electrónica, facilita las tareasde carga en chacra y ayuda a eficientizar los tiempos.

Temas en esta nota

    Cargando...