Bancos compiten por créditos baratos

Por
17deEnerode2001a las09:10

El Banco Nación lanzará la semana próxima una línea de créditospersonales para empleados públicos con una tasa de 16%. El interés es muyinferior a lo que ese sector paga a las mutuales y a algunos bancos comerciales.Como la cuota se descontará por recibo, dicen que están avanzadas lasnegociaciones con grandes empleadores para extender esa línea al sectorprivado. Son las primeras repercusiones para el bolsillo del público de la bajade tasas de la Reserva Federal, la caída del riesgo-país y el blindajefinanciero. Muchos créditos hipotecarios también deberán bajar, aunquerecién en los próximos meses: tienen a la LIBOR como tasa testigo, pero elinterés se modifica a trimestre vencido. Los bancos privados dicen que lastasas ya estaban bajas y que se mantuvieron así durante la crisis, por lo queno habría demasiado espacio para la baja. Sin embargo, la movida del Naciónpodría disparar una generalizada reducción de lo que paga la gente porendeudarse.

Los bancos más importantes en el sector minorista están esperando que seconsolide la tendencia a la baja de las tasas de interés para trasladarla a susclientes. A pesar de esta posición expectante, sus gerentes de préstamosadmiten que en el curso del primer trimestre del año ya comenzarían a verse enlas pizarras y las ventanillas de las entidades los efectos de la baja delriesgo-país, del blindaje y del descenso de la tasa de interés de la ReservaFederal.

Como podía esperarse, el primero en dar un paso en esta dirección será elBanco Nación; según trascendió, la semana próxima anunciará el lanzamientode una línea de préstamos exclusiva para empleados públicos con la intenciónde que ese sector reciba una cierta compensación por la reducción salarial ala que se vio sometido a mediados del año pasado.

«Un gran número de empleados del Estado tiene deudas bancarias, cuotas detodo tipo y compras a plazos con tasas muy elevadas. La idea es bonificarlesalrededor de cuatro o cinco puntos la tasa, que podría rondar 17% (nuestra tasapara préstamos personales está en 22%), sugiriéndoles, además, que liquidensus deudas a tasa más alta y la consoliden en un solo crédito con nosotros atasa subsidiada», dijo a este diario Enrique Olivera, titular de la entidadoficial. Los préstamos tendrán un techo de 5 años y de u$s 15.000.

La rebaja de las tasas a los créditos personales que impulsará el banco quepreside Enrique Olivera no se limitará al sector público: su presidenteadelantó que están negociando hacer lo propio con asalariados del sectorprivado.

Conversaciones

«Como las cuotas se descontarán del recibo de salario es necesario acordarcon las empresas; ya tenemos en marcha conversaciones con grandes empleadores.Quizá la semana próxima podamos adelantar algún convenio», dijo Olivera.

La diferencia en las tasas del Nación podría llegar hasta 15 puntos, si selas compara con lo que cobran algunos bancos privados y sobre todo las mutuales,dicen en el BNA.

En el sector privado, las entidades también están estudiando la posibilidadde recortar sus tasas al público; seguramente, de confirmarse la movida delNación, podría registrarse un efecto emulación entre las principalesentidades.

«Es todo demasiado reciente como para evaluar si hay espacio o si esrazonable una baja de tasas; por ahora, tanto los préstamos personales como loshipotecarios y las tarjetas de crédito no se movieron durante enero, pero nodescartamos que pueda suceder. Dependerá, desde ya, del costo de los fondos queconsigamos», dijo una fuente de un importante banco estadounidense que pidióreserva de su identidad.

En cambio, Juan Marotta, gerente de Préstamos del HSBC, no tuvo problemas enhablar «on the record»: «En hipotecarios nosotros mantuvimos, durante lacrisis, los tipos de interés precrisis. Aun cuando el call estaba a 20%.

Nunca las tocamos para arriba (está

Temas en esta nota

    Cargando...