Vaca loca: mayores controles

Por
31deEnerode2001a las08:53

Fijan categorías de riesgo para la importación de productos de origenanimal


Los más peligrosos son los elaborados sobre la base de cerebro, hígado,médula ósea, intestinos y glándulas bovinas.

La preocupación por evitar la entrada del "mal de la vaca loca" enla Argentina movilizó al gobierno nacional a intensificar el control sanitariode las sustancias alimenticias de consumo humano que ingresan en el país.
Por tal motivo, ayer entraron en vigor normas más estrictas para permitir laimportación de alimentos de origen animal y se establecieron parámetros deriesgo para la movilización de estos artículos en el mercado interno.

La medida surgió en el seno del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) y dela Administración de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

Cabe recordar que hace dos semanas, cuando se confirmaron los casos deencefalopatía espongiforme bovina BSE (su sigla en inglés) en Francia, Italiay España, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa)había dispuesto la prohibición del ingreso de productos vacunos de origeneuropeo que, entre otros, incluían carnes enlatadas, salchichas y patés.

La medida provocó que inmediatamente se retiraran esos alimentos de lossupermercados y otros comercios.

Exigencias

Pero frente a la sucesiva aparición de casos de BSE en Europa y elconsecuente pánico entre los consumidores, se decidió aumentar las exigenciaspara permitir el ingreso de productos que representarían un peligro potencial.

Para ello se establecieron tres categorías de alimentos. Entre los de riesgoalto se incluyen los productos dietéticos que contengan cerebro, hígado,médula ósea, intestinos, amígdalas, bazo, placenta, mucosas, pulmón,páncreas, fluido cerebroespinal y otros constitutivos del sistema nerviosobovino.

Entre los de riesgo medio se cuentan las carnes envasadas, conservas sobre labase de ganado vacuno y diferentes preparados con carne, chacinados, salazones ycolágeno.

Por último, se han calificado como de bajo riesgo o no demostrado las grasasalimenticias de origen animal y productos que las contengan, caldos ypreparaciones similares, gelatinas y productos que las contengan, y lácteos.

Sobre estos últimos se hizo referencia a una documentación elaborada por laOrganización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidaspara la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Oficina Internacional deEpizootias (OIE) que señala que "no se han encontrado evidencias de latransmisión de la enfermedad en la leche y sus derivados".

Preocupación

Los funcionarios Norberto Pallavicini, de la Anmat, y Claudio Amenedo, delINAL, expresaron su preocupación porque si bien algunos países no anunciaronla presencia de BSEen sus rodeos, ya nadie descarta probables descubrimientos dela patología y en ese contexto se desenvuelve el comercio internacional dealimentos para la hacienda vacuna y productos derivados de esas carnes.

Según se comunicó oficialmente, la decisión de fortalecer los controlessobre los alimentos de origen extranjero ya había sido comunicada a lasentidades vinculadas con la producción y a los importadores y comercializadoresde los productos en cuestión.

Temas en esta nota

    Cargando...