Explosivo aumento de la importación de cerdo

Por
19deSeptiembrede2002a las08:07

El 28 de junio, la Argentina y Brasil firmaron el acuerdo automotor y en ese mismo momento, se decidió que Argentina levantaría la causa que había iniciado en contra de Brasil por la venta de carne de cerdo a precios inferiores a los que se venden en aquel mercado.

Las compras de carne porcina de los cuatro principales importadores argentinos habían sido ese mes de sólo 75,3 toneladas; en julio, se triplicaron y en agosto, saltaron más de 1.200 por ciento respecto de junio. Para setiembre, se prevé que se duplicarán.

Paralelamente, el precio de la tonelada en dólares bajó casi a la mitad. “Está claro que usaron a esta industria como moneda de canje para el acuerdo automotor y que la causa por dumping no se debería haber levantado porque Brasil vende en su país la carne de cerdo a precios superiores a los que vende en Argentina. Es obvio que Brasil se quiere quedar con la producción y la industrialización argentinas de carne de cerdo”, sostuvo Juan Luis Uccelli, gerente de la Asociación de Productores de Porcinos.

Como ejemplo, una pata de cerdo, con el hueso, la grasa y el cuero, se vende en Brasil a 1,20 dólar el kilo, mientras que en la Argentina, los productores brasileños venden la pulpa de jamón (luego de sacarle el hueso, la grasa y el cuero), a 1,10 dólar el kilo.

La explosión de las importaciones que marcan los números del gráfico (ver aparte) quedó demostrada en un trabajo elaborado por la Asociación que, junto a Confederaciones Rurales Argentinas y la Federación Agraria Argentina está trabajando para poner freno a esta situación que perjudica a los productores argentinos.

Los dirigentes tienen en análisis dos medidas: una posible movilización en Buenos Aires en contra de las autoridades de la Secretaría de Comercio y de la Cancillería y, si no obtienen respuestas, estarían decididos a cortar, en Paso de los Libres, el ingreso de las cargas que contienen carne de cerdo. Paralelamente, le harán un pedido especial al presidente Eduardo Duhalde para que trate el tema en su viaje de la semana próxima a Brasil.

“El Gobierno, por beneficiar a un sector muy particular y concentrado como es el automotor, está causando un gran perjuicio a un sector muy atomizado como el porcino, que corre riesgos de desaparecer si esto sigue así”, dice Uccelli.

“Pedimos que se frente la entrada de carne de cerdo de Brasil y a cambio nosotros nos comprometemos a duplicar la cantidad de empleados del sector, que en este momento da trabajo a 25 mil familias”, asegura Uccelli.

Los productores ya hicieron presentaciones ante la Aduana y hoy presentarían el caso ante la Afip, en las que se plantea la duda de una subfacturación en las importaciones.

Temas en esta nota