Crearon una alianza láctea global en contra de los subsidios

04deOctubrede2002a las08:25

Los países que controlan un 55 por ciento de la producción mundial de leche lanzaron ayer en la Sociedad Rural Argentina (SRA) la Alianza Láctea Global contra los subsidios agrícolas de las naciones desarrolladas, que perjudican gravemente el comercio internacional de esos productos.

Con el apoyo de sus respectivos gobiernos, cámaras industriales y compañías de la Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Australia y Nueva Zelanda comenzaron a trabajar en la creación de una estrategia conjunta para "remover" las bases del comercio de lácteos que actualmente propician las subvenciones a una industria ineficiente por parte de la Unión Europea (UE), los Estados Unidos y Japón.

Según los estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en 2001 los gastos totales de apoyo al sector lechero fueron de 39.000 millones de dólares, que representan una vez y media el valor del comercio mundial de los productos lácteos. Por ejemplo, los productores de los países desarrollados del hemisferio norte reciben más de la mitad de su ingreso bajo la forma de subsidios derivados de impuestos o de mayores precios pagados por los consumidores.

"Este sector se lleva todas las cucardas en cuanto a la protección por parte de los gobiernos de los países desarrollados", expresó el presidente del Centro de la Industria Láctea Argentina (CIL), Osvaldo Capellini, al tiempo que agregó: "Pretendemos hacer justicia, ni prebendas ni mejoras y a pesar de los países de que integran esta alianza poseen intereses particulares nos une el espanto con respecto a este tema".

Como primer objetivo la alianza desarrollará una posición común de apoyo a la reforma del comercio de productos lácteos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esta posición será presentada a los ministros de Agricultura y líderes sectoriales de los países que componen el grupo Cairns -que no subsidian su producción-, en el próximo encuentro que se celebrará entre el 18 y el 21 próximos en Santa Cruz, Bolivia.

"Coincidimos en que enfrentamos obstáculos comunes y vamos a pretender mejoras en forma unificada", dijo el representante de la cooperativa neocelandesa Fonterra, Den Geard. Esta empresa comercializa el 85% de la producción de ese país.

Mensaje claro

"El mensaje de la alianza es claro, y dice que no puede arribarse a ningún acuerdo en la Ronda del Desarrollo que no incluya reformas sustanciales en la producción y en el comercio internacional de lácteos", informaron los integrantes de este nuevo grupo empresarial antisubsidios.

En opinión del encargado del área de negociaciones internacionales de la Cancillería, Felipe Frydman, la ronda Uruguay del GATT fue muy decepcionante. "Los países en desarrollo no podemos darnos el lujo de que los resultados de la Ronda de Doha sean iguales a los de las anteriores negociaciones: no puede ser que sigan subsidiando sus industrias ineficientes", dijo Frydman.

A pesar de contar con algunas diferencias, los miembros de la alianza poseen algunos denominadores comunes. En primer lugar en ninguno de esos países se emplea el sistema de subvenciones. Por ello, reclaman una "mejora sustancial en el acceso a mercados, la eliminación de los subsidios a la exportación y una reducción significativa de las medidas de apoyo interno que distorsionan el comercio", sostienen.

En cuanto a la posibilidad de obtener algún resultado, tras muchos años de discusiones estériles alrededor de una liberalización del comercio mundial, el presidente de la comisión de lechería de la Confederación Nacional de Agricultura de Brasil, Rodrigo Alvim señaló: "Nuestra expectativa está fundada en el hecho de que representamos el 55% del mercado mundial y esa es nuestra fuerza".

El titular del CIL detalló que el deterioro de la industria láctea argentina por el efecto

Temas en esta nota