Represalia de Paraguay contra la Argentina

09deOctubrede2002a las08:19

POSADAS.- En respuesta al bloqueo de ingreso y tránsito de productos agropecuarios paraguayos, dispuesto por el Servicio Nacional de Calidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) por la sospecha de aparición de aftosa en un establecimiento ganadero ubicado en el nordeste del vecino país, en un área lindante con Brasil, el Ministerio de Agricultura y Ganadería del Paraguay resolvió, a su vez, impedir la importación de productos argentinos "hasta nuevo aviso".

En consecuencia, la actividad en la frontera es totalmente nula, ya que el Senasa, con el apoyo de efectivos de Gendarmería Nacional y Prefectura Naval, no deja entrar ningún tipo de alimentos y revisa y desinfecta equipajes, pasajeros y objetos en los distintos puntos limítrofes con Paraguay, desde Posadas a Iguazú. Situaciones similares se registran en las otras cuatro provincias (Chaco, Corrientes, Formosa y Salta), donde también rige una "alerta sanitaria amarilla" establecida por el Senasa.

Anoche, la circulación de vehículos y trenes por el puente internacional que cruza el Paraná y une esta capital misionera con Encarnación fue mínima. El lugar, generalmente muy transitado durante todo el día, se encontraba absolutamente desierto.

"Preventiva y transitoria"

El embajador argentino en Asunción, Félix Córdova Moyano, reiteró a LA NACION que la medida del gobierno nacional tiene "carácter transitorio y preventivo" hasta que se conozca el resultado del análisis de sangre extraída de animales de la estancia San Francisco, departamento de Canindeyú, remitido al Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) que funciona en Río de Janeiro. La información se tendrá hoy en la reunión técnica del Convenio Cuenca del Plata, a la que asistirán funcionarios de las naciones involucradas. La Argentina pedirá nuevos exámenes para despejar dudas sobre la posibilidad de que se registre un brote.

El diplomático indicó que "se busca una cooperación conjunta para evitar males mayores. Cuando tuvimos el problema de la aftosa, la Argentina abrió sus puertas a todos los técnicos que vinieron a examinar el estado de nuestro ganado, se hicieron las vacunaciones y actuamos con total transparencia, al entender que es la única manera de lograr objetivos que favorezcan a la región".

No obstante, la prensa y autoridades del Paraguay ya hablan de "boicot argentino-brasileño".

Al respecto, el diario Ultima Hora sostiene que "mientras Europa nos distingue con la cuota Hilton, dándole un sello de calidad internacional a nuestras carnes, los vecinos no cesan de perseguirnos. Brasil prácticamente tiene cerradas las fronteras desde el 25 de septiembre último y ahora puso en movimiento su aparato militar para impedir el ingreso de cualquier tipo de producto agropecuario de origen paraguayo en una zona muy permeable.

La ganadería eventualmente afectada se ubica en una franja de límites secos entre los departamentos de Canindeyú y Mato Grosso do Sul. Allí, en territorio paraguayo, habría alrededor de 50 estancias en manos de propietarios brasileños, donde se cría preferentemente la raza Nelore. Los establecimientos son -de hecho- binacionales porque los animales van de un país a otro sin mayores controles; la mayoría de la población habla portugués.

Sin efectos negativos

"No es un ojo por ojo o diente por diente, pero es necesario que la Argentina sienta y sepa el daño que ocasiona", afirmó el ministro paraguayo de Agricultura y Ganadería, Darío Baumgarten, que aseguró que allí no hay aftosa y ofreció realizar inspecciones conjuntas. Si bien está prohibida la importación de productos argentinos, se respetarán los certificados fitosanitarios concedidos anteriormente a los alimentos en tránsito hacia el Paraguay.

Baumgarten y el canciller José Moreno Rufinelli se quejaron de la resolución adoptada por el gobierno de Eduardo Duhalde, a

Temas en esta nota