El campo, en tiempo de unidad

Por
11deOctubrede2002a las08:18

 En las últimas semanas han mostrado gestos de mutuo acercamiento que no existían en los primeros meses de este turbulento 2002. Tanto que se ha empezado a hablar de un frente común de las entidades, más allá de que cada una mantenga su individualidad institucional.

“Estábamos en distintas tribunas; ahora vamos a gritar todos en la misma”, graficó un dirigente del sector cuando esta semana la Federación Agraria, Cartez y Coninagro tradujeron en el frente provincial una señal concreta de esta posición aliancista. En este caso, las tres entidades mantuvieron un encuentro para analizar la situación del agro cordobés y acordaron un primer paso: la presentación de un temario conjunto en el Consejo Asesor Agropecuario que tomó como eje la instrumentación de la nueva guía única ganadera (el DTA del Senasa), la convocatoria a los juris para el revalúo inmobiliario, el funcionamiento del programa Cambio Rural con acento cordobés y la normalización de pagos a los consorcios camineros.

Más allá de estos puntos, las entidades se proponen aunar criterios y funcionar en bloque para abordar temas inherentes al sector tanto en los organismos del Ejecutivo como en la Legislatura.

En realidad, las entidades del campo tienen bajo la lupa las medidas económicas y la problemática impositiva, tanto en la órbita provincial como nacional. La idea de aglutinarse tiene mucho que ver con los cambios tributarios que se avecinan (IVA, ganancias, retenciones, impuesto inmobiliario), ya que algunos se producirían antes del recambio gubernamental. En estos meses el complejo agroexportador, con sus divisas, operó como atenuante de la crisis interna y de los estallidos sociales. Pero tranqueras adentro se teme que la siembra transcurra con unas reglas y la cosecha venga con otras que pueden diluir en mucho el oxígeno económico que partió de la devaluación.

En la esfera nacional, un amplio grupo de entidades se unieron también esta semana para criticar “el apresuramiento” conque la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, que preside Adrián Menem, aprobó el proyecto de ley que otorga autarquía al Senasa.

Los integrantes de la cadena agroalimentaria pidieron que se otorgue más tiempo para un análisis más profundo del proyecto y se logre un amplio consenso, sobre todo cuando ni siquiera se ha convocado al sector frigorífico a opinar, cuando es el que soporta casi el 50 por ciento del presupuesto del organismo.

Las entidades consideran que el Senasa es un organismo estratégico para la producción y la industria agroalimentaria y advirtieron que con el organigrama propuesto en el proyecto, existe el peligro de volver a la aftosa y otros males que bloquean los mercados.

Temas en esta nota