Se sembraría hasta un 10% más de soja en el país

Por
11deOctubrede2002a las08:24

El implante del cultivo superaría en un millón de hectáreas al ciclo anterior.

La superficie a sembrar con soja nueva se elevaría entre 9 y 10%, en relación con la campaña anterior, debido a que un hectareaje importante que se preveía cubrir con maíz durante este ciclo se destinó a otros cultivos, como girasol y soja, si bien esta última oleaginosa, hasta el momento, cuenta con mayores posibilidades de expansión que cualquier otra. Las estimaciones sobre el nuevo ciclo fueron difundidas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en tanto se aguarda la confirmación oficial del Gobierno.

De acuerdo con esos primeros datos, el implante superaría en un millón de hectáreas al ciclo anterior, ya que se prevé una cobertura que rondaría los 12,7/12,8 millones de hectáreas, según el relevamiento de la entidad. Según esos guarismos, para la Bolsa el crecimiento en la siembra se ubicaría en alrededor del 8,9/9,8%, respecto de la campaña anterior.

Sobre el tema, especialistas en economía agraria y técnicos del INTA señalaron que seguramente la siembra de soja de primera multiplicación resultará superior a la de segunda, debido a la caída pronunciada que tuvo este año el implante de trigo, así como que el implante se concretaría en tierras que anteriormente fueron sembradas con maíz.

Las proyecciones pasan por la cantidad de nutrientes que aportarían los suelos al cultivo sojero que, de todos modos, no requeriría de fuertes inversiones en paquetes tecnológicos para optimizar los rendimientos que, según estima la Bolsa de Cereales, dejaría una nueva zafra récord.

En cuanto al aumento que registraría el implante de soja en este ciclo, estará relacionado con los cultivos anteriores que se realizaron en las regiones que ahora se sembrarían con la oleaginosa, que varían entre 8-10%, de acuerdo con las zonas, ya sea que se trate del cinturón núcleo maicero o del NOA y NEA del país.

Entre tanto, las cotizaciones de la oleaginosa en la plaza física porteña continúan por encima de los $ 600 por tonelada, y aunque muestran leves oscilaciones, se mantienen en esos guarismos y con tendencia alcista para la fecha de ingreso al mercado de la nueva cosecha.

Debido a que los productores mantienen un stock elevado del grano en su poder, el valor del grano se optimiza diariamente, a raíz de la presión compradora que ejerce la molinería local y la industria aceitera del país.

Temas en esta nota