Biotecnología made in Argentina

21deOctubrede2002a las08:19

Impulsan beneficios fiscales y un fondo de financiamiento para estimular la investigación y el desarrollo local

En ese sentido, un proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados apunta a incentivar a empresas y emprendedores a través de beneficios fiscales y financiamiento.

Alberto Briozzo, vicepresidente de la comisión de Industria de la Cámara baja es el autor del proyecto de ley para la promoción de empresas de biotecnología, una iniciativa que cuenta con el consenso del gobierno nacional, lo cual en principio augura un tránsito relativamente rápido en el Congreso.

"Un país con las características de la Argentina, con una fuerte producción agropecuaria, tiene que empezar a privilegiar algunos aspectos de la investigación que se desarrolla en el país y estimular a las empresas que se dedican al tema", explicó Briozzo, quien señaló que la iniciativa que se encuentra en análisis en comisión establece una serie de beneficios fiscales.

Entre ellos "una exención de hasta el 80% del impuesto a las ganancias por tareas de investigación y desarrollo para las empresas que realizan esta actividad y la garantía de estabilidad fiscal por diez años de modo de darle a las empresas instaladas o a instalar un horizonte más o menos cierto".

Un fondo para el sector

Otro punto es la creación de un fondo fiduciario para apoyar la investigación en las universidades y la creación de nuevos emprendimientos.

"La idea es que del 100% del impuesto a las ganancias se pueda eximir hasta el 80%, mientras que el 20% restante va al fondo, que también puede tener otros recursos como aportes del Estado o recursos internacionales", señaló el legislador.

El proyecto está consensuado con el nuevo ministro de Producción, Aníbal Fernández, quien al asumir manifestó que le daría prioridad a tres planes estratégicos: la promoción de las empresas de software, la biotecnología y el proyecto para reconversión a gas del transporte público.

Briozzo aclaró que la iniciativa que presentó en Diputados "se viene trabajando en conjunto con los Ministerios de Economía y Producción, con las áreas de ciencia y tecnología y con las secretarías de Agricultura e Industria".

Señaló que entre todos establecieron una agenda de temas y destacó que "este consenso es muy importante porque durante mucho tiempo desde la comisión de Industria planteamos la necesidad de que la Argentina empiece a fijar prioridades en función de nuestras necesidades de desarrollo y de nuestro perfil productivo".

Si bien el país es un importante "consumidor" de eventos biotecnológicos, sobre todo en relación con los insumos del sector agropecuario, son pocos los que se han lanzado a realizar desarrollos locales. El caso emblemático es el de la empresa Biosidus, que presentó recientemente tres terneras transgénicas destinadas a desarrollar hormonas de uso medicinal. Este año se presentó en sociedad Bioceres, una empresa conformada por productores agropecuarios para financiar investigaciones sobre resistencia a hongos en soja, y que interactúa con organismos públicos y de investigación. Aún con restricciones presupuestarias, no son los pocos los científicos argentinos que están trabajando en biotecnología. Algunas experiencias, como la de la Universidad de Quilmes, permitieron incluso la creación de emprendimientos mixtos.

Tecnología posible

Briozzo se mostró convencido de que este sector tiene "muchísimas posibilidades" en Argentina. Recordó que el año pasado presidió la comisión especial de biotecnología en la Cámara de Diputados y estimó que "en algunos sectores de investigación la brecha tecnológica no está tan lejana como para no permitirnos a los argentinos hacer desarrollos en determinados nichos".

"En otros sectores es más difícil, pero nos parece que en temas como software y biotecnología la Argentina puede d

Temas en esta nota