Se reabrió el mercado chileno para las carnes argentinas

22deOctubrede2002a las08:26

Chile reabrió ayer el mercado para las carnes bovinas frescas argentinas, que permanecía cerrado desde marzo del año último como consecuencia de la reaparición de fiebre aftosa en rodeos del país.

La medida fue adoptada por recomendación del titular del Servicio Agrícola Ganadero de Chile (SAG), Carlos Parra, tras considerar "satisfactorio el resultado de la misión oficial que verificó la estructura y el funcionamiento del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y la implementación del Plan de Erradicación de la Fiebre Aftosa".

El mercado chileno es uno de los principales para las carnes frescas desosadas argentinas y es complementario de las exportaciones con destino a la Unión Europea al demandar principalmente cortes delanteros (aguja, falda y paleta, entre otros), que en este último bloque no se consumen.

En 1997, año en que la Argentina exportó más con ese destino, se registraron envíos por 87.443 toneladas, que representaron unos 137 millones de dólares.

"La noticia es un reconocimiento a las garantías sanitarias que ofrece nuestro país y a la satisfacción de la autoridad chilena por la marcha del plan de erradicación de la enfermedad que lleva adelante la Argentina, cuestión esta última que fue lo que monitoreó en su auditoría realizada este año", dijo con satisfacción el presidente de la Asociación de Industrias Argentinas de Carnes (AIAC), Héctor Salamanco.

Para ilustrar la importancia de este mercado, el empresario señaló que Chile representa potencialmente para el año próximo una demanda de 40.000 toneladas por 70 millones de dólares, lo que significa el 15 por ciento y el 10 por ciento, respectivamente, de los embarques totales de ese rubro.

Habilitación

Ahora habrá que trabajar en las actualizaciones de los frigoríficos habilitados por Chile y en adaptar los cortes a la nueva tipificación que impone ese mercado.

"Esto es muy positivo para el sector del ganado y las carnes argentinas", dijo Miguel Gorelik, director del frigorífico exportador Quickfood, que más allá del significado económico que potencialmente tiene esta reapertura, ponderó la connotación que posee para la Argentina y la imagen de su ganadería en el resto del mundo, el hecho de que "un país tan exigente como Chile nos haya puesto esta buena nota".

Con mucha prudencia, Gorelik dijo que no se puede asegurar cuánto podrá exportar la Argentina al país vecino, pero coincidió con Salamanco en que podría significar para 2003 unas 40.000 toneladas, "cifra muy buena", máxime si se tiene en cuenta que se estiman exportaciones cárnicas totales por 400 millones de dólares.

Agustín Arroyo, director de la firma Carnes Angus, destacó como importante que Chile es demandante de los cuartos delanteros, que no son colocados en otros mercados externos y debían ser absorbidos por el consumo interno, pero a precios inferiores.

"De esta manera lograremos lo que se conoce como integración de la res, algo que es muy positivo para el negocio de la carne", completó.

"Ante todo, la medida chilena sirve como punto de partida para que hagan lo mismo los demás países que permanecen cerrados", opinó el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens.

Plazas recuperadas

Con el de ayer, la Argentina recuperó 52 mercados de los 77 que perdió como consecuencia de la reaparición de la aftosa. Precisamente, el presidente del Senasa, Bernardo Cané, que se encuentra en París participando del Salón Internacional de la Alimentación (SIAL), aprovechará su estada en el Viejo Continente para acelerar la reapertura de Rusia.

En orden de prioridades también hay gestiones con Estados Unidos y Canadá, sumadas a otras plazas a las que la Argentina nunca pudo acceder como México, Corea del Sur y Japón.

La reapertura de Chile se

Temas en esta nota