“Los países desarrollados deben luchar contra la aftosa”

Por
22deOctubrede2002a las08:19

Los países centrales deben considerar prioritaria la lucha contra las enfermedades animales, entre ellas la aftosa, dentro de la ayudas que destinan a los países en vía de desarrollo, sobre todo en un período de crisis económica como el que atraviesa América latina, señaló ayer el director general de la Oficina Internacional de las Epizootias (OIE), Bernard Vallat.

“La OIE llama a la comunidad internacional a considerar la lucha contra las epizootias como una prioridad de la ayuda al desarrollo”, declaró Vallat, que dijo no entender por qué no se dedicaban mayores recursos a la erradicación de dichas enfermedades.

“Estoy convencido de que las naciones del norte tienen gran interés en apoyar a los países en desarrollo para eliminar esas enfermedades”, afirmó el director general de la OIE, con sede en París.

En declaraciones a la agencia AFP, el especialista opinó que “el hecho de que ciertos virus y microbios sigan existiendo en el mundo amenaza permanentemente a todo el planeta”.

“Además, con el incremento de la ayuda se lograrían ciertos resultados en el crecimiento económico para sacar a esos países del subdesarrollo”, explicó.

Un país libre de aftosa sin vacunación, por ejemplo, como es el caso de los países de América Central y de Chile, disponen de “ventajas comerciales considerables”, afirmó.

Grave crisis

La ayuda de los países desarrollados es todavía más necesaria en momentos de grave crisis económica como la que atraviesan actualemente países como Argentina o Uruguay.

“Cualquier situación desfavorable económicamente hace peligrar la eficacia de las operaciones contra las epizootias”, advirtió Vallat.

“La lucha contra las enfermedades animales necesita divisas para importar medicamentos o vacunas, por ejemplo, y si los países no tienen acceso a ellas, entonces las campañas contra las epizootias pueden debilitarse”, agregó.

El director general de la OIE, que cuenta con 162 Estados miembros, entre ellos todos los latinoamericanos, también destacó que las campañas contra las epizootias están a menudo cofinanciadas por los productores y la industria nacional.

“Por consiguiente, si la economía no prospera, la industria no puede otorgar los recursos que necesita el Estado para llevar a cabo sus operaciones”.

Vallat advirtió, sin embargo, que el aumento eventual de la ayuda de los países del norte no será suficiente para luchar eficazmente contra las enfermedades.

Los propios países en desarrollo tienen que tener la “voluntad política” de dar la prioridad a la erradicación de las epizootias, aseguró.

El director general de la OIE es uno de los artífices de las medidas adoptadas a nivel internacional para reforzar precisamente la comunidad científica de los países en vías de desarrollo, principalmente para que puedan defender mejor sus argumentos en caso de conflicto comercial y sanitario con otro país.

Temas en esta nota