Brasil compra arroz subsidiado en EE.UU.

22deOctubrede2002a las08:24

La importación no sólo afectará a nuestro país y a la Argentina, sino también a los cultivadores brasileños

La semana pasada la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) denunció una nueva importación de arroz subsidiado desde Estados Unidos por parte de los molinos brasileños. Se trataría de un un barco con 30.000 toneladas de arroz cáscara que sería distribuido a razón de 5.000 toneladas en el puerto de Recife y las 25.000 toneladas restantes estarían bajándose, en los próximos días, en Río Grande. Sin embargo, los molinos brasileños que han importado este cargamento tendrían la opción de hacer ingresar otro barco con 30.000 toneladas adicionales.

“El régimen comercial de Brasil se basa en pedidos que hacen los molinos, que son tradicionalmente los que compran”, explicó el secretario ejecutivo de la Gremial de Molinos Arroceros, Jaime Cardoso Cuencia, a El País.

El vocero aclaró que el régimen no funciona a partir de la voluntad de Uruguay de vender, “sino en base a la de Brasil de comprar” y en “los últimos meses hubo una retracción en la voluntad de compra”.

El menor interés, según analizó Cardoso, “está basado, fundamentalmente, en la fluctuación del dólar frente al real” y eso hizo que “consumieran prácticamente todo su arroz antes de comprar”.

Cuando se comenzó a producir una cierta escasez que provocó que los precios subieran, hubo a entender del secretario ejecutivo de la Gremial de Molinos Arroceros, “una política muy bien manejada por parte de los compradores.

A los efectos de bajar el precio, lo que tenían que hacer era traer arroz de otros destinos, no sólo del Mercosur”.

Desde su punto de vista, con esa medida “pueden importar arroces subsidiados muy baratos y bajar los precios de la plaza brasileña. Es decir, los propios precios de los productores brasileños y lo que eventualmente es la oferta de arroz de Argentina y Uruguay”.

Prefirió no comparar los volúmenes de arroz exportados durante el año pasado con los colocados en lo que va del 2002 en Brasil, porque consideró más importante señalar que “el desabastecimiento de arroz en Brasil se está produciendo porque se están consumiendo los stocks de carry over que venían de otros años”.

UN GOLPE. Cardoso Cuenca no quiso aventurar cuáles serían las perspectivas del mercado brasileño para el resto del año. Sí destacó que el riesgo se centra en que “si entra arroz en demasía, que es lo que tememos que vaya a suceder, eso tendrá influencia sobre el mercado, inclusive el año que viene, como sucedió en 1998-99 hasta este año”.

Entre marzo de 1998 y febrero de 1999, Brasil importó 739.000 toneladas de arroz cáscara, de las cuales 554.000 toneladas procedían de Estados Unidos (subsidiadas). La importación provocó una drástica caída del precio regional por la sobreoferta a precios de dumping.

China crea expectativas

La industria molinera arrocera de Uruguay mantiene la expectativa en el mercado de La República Popular China, tras el regreso del presidente uruguayo Jorge Batlle desde Pekín, donde suscribió acuerdos bilaterales que incluyen arroz, pero también cítricos, lácteos, madera y pesca.

“Es un mercado que, de acuerdo con las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio, se abrió un contingente arancelario de 4.600.000 toneladas, una cifra muy importante a nivel de lo que es el comercio internacional y eso abre perspectivas interesantes”. Así lo confirmó Jaime Cardoso Cuenca, secretario de la Gremial de Molinos Arroceros a El País.

No pasó por alto que aún faltan “resolver los temas fitosanitarios y después conseguir los cupos de importación que van a empezar a regir en el 2003. Se está manejando todo eso”.

Sin embargo, adelantó que “las perspectivas son muy interesantes, porque va a sacar del mercado internacional una

Temas en esta nota