Políticos apoyan el proyecto para drenar La Picasa por el Pavón

Por
22deOctubrede2002a las08:12

La senadora Latorre pidió a quienes se oponen que apelen al sentido común

San Gregorio. - El proyecto para drenar agua de la laguna La Picasa hacia el río Paraná a través del arroyo Pavón sigue generando polémica. El presidente comunal de Hughes, el justicialista Enzo Bellomo, uno de los primeros en manifestar su oposición, amenazó con concurrir a la Justicia para evitar que el proyecto de afecte su distrito utilizando la laguna de Quirno.

Esto le valió fuertes críticas por parte de productores inundados del sur santafesino y, además, su actitud molestó profundamente a los políticos de la región.

En una visita a la localidad de San Gregorio la senadora nacional Roxana Latorre apeló al "sentido común" y sostuvo que el gobierno nacional tiene la "firme decisión de apoyar todo lo que sea obras estratégicas en torno a La Picasa, que fueron particularmente pedidas por el propio gobernador y está en el presupuesto 2003".

"Si le ponemos un valor agregado de dificultades -agregó Latorre- no vamos a hacer más que retrasar algo que debería hacerse con rapidez. Hay que apelar al sentido común. No conozco en detalles los reclamos (de la comuna de Hughes) pero sí puedo decir que tuvimos una experiencia similar con el puente Rosario-Victoria. El espíritu del gobierno provincial y del nacional es solucionar los temas. Pero si los beneficiarios directos complican las cosas, las soluciones van a demorarse".

Por su parte, el senador provincial por el departamento General López, José Chipoloni, consideró que "hay que escuchar a todo el mundo" y añadió: "Lo que dicen aguas arriba es entendible, pero también lo que dicen aguas abajo. Por eso no se puede crear un conflicto ni empezar a hacer suposiciones (en alusión a las amenazas de Bellomo) cuando todavía no están los estudios de impacto ambiental, porque eso es prematuro".

Cumpleaños

La crisis hídrica en torno a la laguna La Picasa cumple este mes cinco años desde los primeros grandes desbordes. La cuenca abarca hoy unas 550 mil hectáreas con varios pueblos en riesgo de desaparecer. Las inundaciones causaron enormes pérdidas y dejaron a productores rurales literalmente fundidos y hay campos con hasta cuatro metros bajo agua. Otro saldo es una altísima desocupación, mitigada apenas con la pesca del pejerrey para comer y vender.

Además, la ruta nacional 7, un paso vital para el Mercosur, está cortada en un tramo de 14 kilómetros, al igual que el corredor vial entre Cuyo y Buenos Aires. En ambos casos, en marzo del año próximo se cumplirán cuatro años de padecimientos.

Temas en esta nota

    Load More