Son firmes los precios internacionales de granos

Por
24deOctubrede2002a las08:16

La tendencia de precios que marcan las pizarras internacionales muestra firmeza en las cotizaciones de los principales commodities agrícolas en el Mercado de Chicago, donde la soja y el trigo de la nueva campaña aparecen como los preferidos de la temporada, con valores que superan los 200 y 150 dólares por tonelada, respectivamente.

En la plaza local, aunque en menor escala, se mantienen los buenos vientos y el veranito anticipado, al decir de los operadores, para las oleaginosas, mientras que el cereal comenzó a exhibir mejores proyecciones en la plaza de futuros y para el arribo de la cosecha nueva al mercado, en tanto, ya se ubicó por encima de los 124 dólares, para mercadería puesta en puertos bonaerenses.

Respecto de la perfomance que está siguiendo la soja de la próxima zafra, los 165 dólares por tonelada que acusa como respaldo en los contratos operados a futuro no dejan lugar a dudas por qué el grano sigue posicionado como favorito para las siembras de esta campaña en el Hemisferio sur.

EL PRECIO DEL MAÍZ. Donde las buenas noticias se muestran más esquivas es en la comercialización del maíz, tanto del que aún mantienen los productores como reserva estratégica, cuanto el que se espera recolectar en la campaña que ya está en marcha en el país.
Los precios no son malos pero tampoco se mueven y literalmente siguen ubicados en una meseta de la que pocos esperan que salga, comentaron exportadores de una líder de plaza, al citar como ejemplo que los negocios cerrados en dólares apenas rondan los 82/83 por tonelada, siempre para la forrajera que aún no se terminó de implantar en Argentina.
En el circuito físico o disponible, los compradores pagaban topes de 300 pesos por tonelada y el valor descendía a 290 si la mercadería se colocaba en puertos bonaerenses.

LA “VACA LECHERA”. En cuanto al girasol, aunque falta bastante tiempo para hablar del comportamiento de la siembra y los rindes potenciales, así como de las cotizaciones, representantes de la exportación dijeron que «hay que cuidar este cultivo como a un bebé», porque de algún modo simboliza, junto con la soja, la «vaca lechera» de la agricultura.
El comentario no es casual ni arbitrario, ya que si bien Argentina no prevé exportar un volumen importante de la fenomenal cosecha que se espera para la oleaginosa y el mayor tonelaje pasa a industrialización, y sale del país como producto con alto valor agregado (aceites, harinas), cuyas cotizaciones acarician los 450/470 dólares por tonelada en la plaza internacional.
Respecto del girasol, aunque sí se exporta grano y a pesar de que la zafra esperada todavía está lejos de la de 7 millones de toneladas que se recolectaron hace tres campañas, el país sigue liderando las ventas externas mundiales de la oleaginosa y también exporta subproductos.

Temas en esta nota