El Fondo ve el acuerdo en noviembre

Por
25deOctubrede2002a las08:14

El presidente Eduardo Duhalde recibió ayer más de una señal alentadora respecto de las perspectivas para alcanzar un acuerdo con el Fondo Monetario. Por un lado, el organismo puso, por primera vez, una fecha tentativa al acuerdo, en los primeros días de noviembre tal como prevé el ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien ahora espera el anuncio de una misión del FMI para definir la letra definitiva de la carta de intención.

Por el otro, distintos funcionarios de la administración de George Bush hicieron saber al vicecanciller Martín Redrado, durante una visita de dos días a Washington, que los Estados Unidos apoyan la firma de un acuerdo entre la Argentina y el FMI sin más demoras.

En el gobierno norteamericano son conocidas las diferencias técnicas entre los funcionarios argentinos y los del organismo pero, según le expresaron a Redrado, no se las considera insalvables. “Por primera vez se percibe una fuerte voluntad de los Estados Unidos en que la Argentina alcance un acuerdo con el Fondo en el corto plazo. El comité interagencias (interministerial) sigue el caso y están convencidos de que ya no hay razones para más dilaciones”, dijo Redrado en diálogo desde Washington.

El vicecanciller se reunió ayer con el subsecretario de Estado, Richard Armitage; el subsecretario de Asuntos Económicos, Alan Larson, y el jefe de la Oficina para América Latina de la Casa Blanca, John Maisto. Para todos, el funcionario argentino tuvo un mismo pedido: que insistieran ante los directivos del Fondo en la necesidad de acordar con la Argentina. “Me pidieron, y es lo que voy a transmitir cuando esté de vuelta, que haya un encuentro cara a cara entre los negociadores para poder zanjar las diferencias, que en forma unánime consideraron difíciles pero no insalvables”, dijo.

Ocurre que en el Gobierno perciben que el FMI avanza en el caso argentino con menos celeridad que la necesaria, incluso que la que los Estados Unidos consideran ahora conveniente. Aun así, el vocero del FMI, Thomas Dawson, respondió con un “sí, creo que sí” cuando se le consultó ayer, durante su conferencia de prensa semanal, si era posible que se firmara un acuerdo con la Argentina en los primeros días de noviembre.

Agregó, sin embargo, que “dependerá de las políticas fiscales y monetarias y otras del sector económico que ayudarán a restaurar la estabilidad en el país”.
“Continuamos discutiendo todos los temas involucrados seriamente. Son negociaciones extensas e intensas”, agregó Dawson. El vocero del Fondo aseguró también que “se está trabajando para lograr un acuerdo tan pronto como sea posible”, pero aseguró que no hay fecha de viaje para una eventual nueva misión del FMI a Buenos Aires.

De todos modos, en Economía confían ahora en la presión del gobierno norteamericano, que comenzó a adoptar una actitud menos pasiva respecto de la Argentina que cuando se iniciaron las negociaciones con el FMI.

“Cuando las responsabilidades se dispersan, se complica llegar a soluciones rápidas. El gobierno de Bush está cambiando en eso y no tiene la misma actitud prescindente que tenía a mediados de año”, repiten en los pasillos de Economía y la Casa Rosada.

Temas en esta nota

    Load More