El ajuste por inflación sería por un año

Por
29deOctubrede2002a las08:11

El Palacio de Hacienda enviará al Congreso un proyecto que dispone el ajuste impositivo por inflación por un año.

Altas fuentes del Palacio de Hacienda informaron ayer a LA NACION que "a más tardar en siete días" se conocerá el esquema de ajuste para evitar que las empresas paguen utilidades ficticias, pero que, al mismo tiempo, no licue los ingresos del impuesto a las ganancias.

Un funcionario del equipo económico dijo que el proyecto sólo contempla la actualización de la base imponible, sin tomar en cuenta rezagos o créditos fiscales. Además, será una medida excepcional, con aplicación por un solo período fiscal.

Luego de un período de silencio, la Secretaría de Hacienda decidió colocar el pie en el acelerador para que el proyecto sea aprobado antes del final de las sesiones ordinarias del Congreso, el 30 del mes próximo. En el Ministerio de Economía reconocen que es difícil apostar al tratamiento parlamentario en sesiones extraordinarias, al filo de la campaña electoral y con el peligro de una ruptura dentro del bloque oficialista. Con cierto disgusto por tener que apurar una definición, los funcionarios reiteraron que el ajuste "permitirá una compensación a la industria, el comercio y los servicios", tal como lo reclamó enfáticamente el sector privado. De todos modos, según la fuente, el proyecto "no reimplantará el sistema vigente hasta 1991", que provocó fuertes críticas debido a su efecto negativo sobre la recaudación impositiva.

La intención oficial es contar con una ley en diciembre, cuando el 70% de las sociedades cierra sus ejercicios. Hasta entonces, se reiteró, las empresas deberán presentar sus declaraciones ante el fisco sin ajustar.

Luego de que algunas empresas dejaron trascender que estaban haciendo sus presentaciones con el ajuste incluido, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dictó la nota externa 10/02, publicada ayer en el Boletín Oficial, que prohíbe esta posibilidad.

La comunicación de la AFIP cita un dictamen de la Procuración del Tesoro de la Nación que determinó a principios de mes que los balances impositivos deben ser "confeccionados en moneda histórica".

"Los sujetos que confeccionan estados contables en moneda constante (homogénea), para determinar el resultado neto impositivo deben ajustar su resultado neto contable a fin de eliminar el importe correspondiente al efecto que se produce por el cambio en el poder adquisitivo de la moneda", indicó el organismo que encabeza Alberto Abad.

El tributarista Leonel Massad, que participó en la comisión de especialistas que recomendó la aplicación de un ajuste, justificó la aclaración del organismo fiscal. Según dijo a LA NACION, "es mejor utilizar un índice diferente del de precios mayoristas que sancionar un régimen acotado". Al respecto, opinó, podría utilizarse "un índice de precios implícitos, como promedio de los índices mayorista y minorista".

En tanto, en la AFIP ya se preparan para recibir los balances ajustados en unos meses. "Habrá que volver a controlar el ajuste, después de 10 años", dijo un funcionario del organismo, con una mezcla de nostalgia y temor en sus palabras.

Temas en esta nota