Siguen firmes las exigencias del FMI

06deNoviembrede2002a las08:17

En el tercer capítulo escrito de la tormentosa relación entre el equipo económico y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el organismo multilateral volvió a exigir esta semana la sanción de nuevos impuestos y un cierre definitivo a la salida de fondos por vía de los amparos judiciales, entre otros reclamos.

Con el nuevo borrador del acuerdo en sus manos, el ministro Roberto Lavagna pudo determinar que persisten unos 14 puntos de discordia entre el FMI y la Argentina, sobre los 60 que figuran en la carta de intención que debería firmarse para dar lugar a un nuevo programa de ayuda internacional. Tarifas, liberalización cambiaria, reforma financiera, suba de impuestos, "neteo" de redescuentos con bonos, freno de amparos e independencia del Banco Central sobresalen en esta lista de diferencias.

Tras recibir la contrapropuesta del Fondo, fuentes cercanas al titular del Palacio de Hacienda indicaron ayer a LA NACION que el organismo insiste en su reclamo de crear "nuevos impuestos, directos e indirectos", para asegurar un mayor superávit fiscal al que proyecta el Gobierno.

En la misma sintonía, el organismo multilateral pidió que se sancione una nueva ley para impedir que el Poder Ejecutivo impulse moratorias o blanqueos impositivos sin la aprobación parlamentaria.

Sin embargo, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Carlos Snopek, dijo anoche a LA NACION que "no hace falta sancionar esta norma porque ya hay una ley anterior que prohíbe al gobierno la sanción de moratorias".

El legislador justicialista advirtió que el Congreso Nacional no "aprobará otros impuestos diferentes de los que ya están en estudio", a pesar del reclamo del Fondo. Al respecto, Snopek detalló que, antes de fines de año, el Congreso sancionará un conjunto de normas que aportaría unos 750 millones de pesos adicionales a las arcas fiscales. Entre ellos, destacó los proyectos que gravan con ganancias los reintegros a la exportación, la derogación de excepciones tributarias en planes de competitividad y la suba de alícuotas para la actuación ante el Tribunal Fiscal de la Nación.

Freno a los amparos

Por otra parte, una fuente del equipo económico agregó que el cierre de los amparos sigue siendo otro motivo de controversia con el Fondo, ya que Washington quiere que el Gobierno logre una clausura definitiva a esta vía judicial. "En eso estamos lejos", dijo el funcionario encargado de liderar las negociaciones con el Fondo. En cambio, reiteró, habría una disposición mayor para aceptar el cronograma de suba gradual de las tarifas de los servicios privatizados.

Mientras continúa la discusión a la distancia entre las partes -a la espera de una misión del FMI que llegaría la semana próxima a Buenos Aires-, el ministro Roberto Lavagna ratificó que el Gobierno pagará esta semana un vencimiento por 182 millones de dólares al organismo con las reservas del Banco Central. El mismo camino se adoptaría para un vencimiento de 14 millones de dólares con el Banco Mundial, mientras se espera una definición con el Fondo para saber si el 14 de este mes se paga o no un compromiso por 805 millones de dólares.

Aunque el ministro dijo que no se puede abonar este vencimiento con reservas sin acuerdo con el FMI ya que se afectaría la posición del Banco Central, en la entidad monetaria admitieron que el Gobierno puede perder su batalla con los mercados si las expectativas empeoran demasiado.

Un director del BCRA -cercano al ministro- consideró que los nervios de estos últimos días en el mercado cambiario pueden llevar en el mediano plazo a una significativa caída de las reservas, aun sin pagarle un dólar más a Washington.

En este sentido, el director de análisis soberano de la calificadora Standard & Poor´s, John Chambers, dijo a LA NACION en diálogo telefónico desde Nueva York que el único afecta

Temas en esta nota